EXTRA....EXTRA..... ... ....La enseñanza de las elecciones 2022 por Juan Carlos Loera de la Rosa ..EN COLUMNA Red Privada, … recientemente hubo un proceso plagado de irregularidades; la candidata del PAN en el Gobierno, de Chihuahua Mas En Portada.....
Dollar
Compra   $ 19.5
Venta   $ 20.5
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Jueves 07 de Julio del 2022 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Era difícil, pero AMLO lo logró Joaquín López-Dóriga Era difícil, pero AMLO lo logró Joaquín López-Dóriga

La ley y la justicia no pueden ser excluyentes.

Florestán

Al iniciar su mañanera de ayer, el presidente López Obrador saludó a los reporteros: ¡Ánimo! ¡Que lo mejor es lo peor que se va a poner esto…! Y soltó una carcajada socarrona.

Diego Fernández de Cevallos Hacia el 2024: Morena Por Héctor Aguilar Camín  Diego Fernández de Cevallos      Hacia el 2024: Morena         Por Héctor Aguilar Camín
Se extiende la idea de que las elecciones presidenciales de 2024 no serán un día de campo para el gobierno. Está claro que el partido oficial lleva la ventaja. Pero serán unas elecciones competidas, inciertas, cuyo resultado depende de lo que hagan los competidores no de que el electorado haya decidido ya.

Moreira vs. Moreira Por Jorge Zepeda Patterson moreira Moreira vs. Moreira  Por Jorge Zepeda Patterson  moreira
Si el melodrama Kramer vs. Kramer, la conocida película con Dustin Hoffman y Meryl Streep, fue un útil recurso para dejar expuestos los demonios que anidan en los pliegues de la vida familiar, el reciente pleito Moreira vs. Moreira ofrece, además de una interesante tropicalización del tema, un vistazo a las entrañas de un partido en descomposición. El ex presidente del PRI, Humberto Moreira, ha difundido en redes sociales severos comentarios sobre su hermano Rubén, coordinador de este partido en la Cámara de Diputados, y la esposa de éste, Carolina Viggiano, secretaria general del PRI y candidata al estado de Hidalgo en las próximas elecciones.

Bartlett y el pleito por el negocio del carbón Carlos Loret de Mola Bartlett y el pleito por el negocio del carbón  Carlos Loret de Mola
Millones de toneladas de carbón, miles de millones de pesos, una jugosa fuente de recaudación para el Gobierno, una jugosa fuente de financiamiento paralelo para Morena y una disputa en la que aparece en el epicentro una mujer que lleva muchos años en el sector energético, que ha tenido empresas del ramo y que hoy goza de una enorme influencia: Julia Abdala, la “no esposa, no concubina”, sí pareja por dos décadas de Manuel Bartlett, el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), principalísimo comprador de carbón.

El mayor secreto de Alex Saab por Andrés Oppenheimer El mayor secreto de Alex Saab por Andrés Oppenheimer
Cuando Alex Saab, el empresario colombiano y presunto testaferro del dictador venezolano Nicolás Maduro fue extraditado recientemente a Miami, la mayoría de los medios destacaron el hecho de que el prisionero podría revelar importantes datos sobre la corrupción del régimen chavista.

Vienen enroques y cambios en la región sur El Heraldo de Chihuahua Vienen enroques y cambios en la región sur El Heraldo de Chihuahua
DENUNCIA.- El ex alcalde de Parral, Alfredo “Caballo” Lozoya acudió ayer a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado para interponer una denuncia en contra del ex candidato y ex dirigente priista, Fermín Ordóñez, presuntamente por haber cometido el delito de extorsión y amenazas en su contra y según expuso, existen elementos suficientes para que el Ministerio Público inicie una investigación al político.

El revoltijo colombiano Día con día Héctor Aguilar Camín El revoltijo colombiano Día con día Héctor Aguilar Camín
Colombia le dio la espalda este domingo a “los de siempre”: a sus políticos tradicionales. Le dio el 40% de los votos a un candidato de izquierda, Gustavo Petro, que ganó la primera vuelta, y casi el 30% a un político emergente, sin partido, o con un partido inventado por él para estas elecciones, Rodolfo Hernández.

Lo que revelan (algunas) series de televisión Jorge Zepeda Patterson Lo que revelan (algunas) series de televisión Jorge Zepeda Patterson
Al finalizar la tercera temporada de la Cuarta Transformación y a punto de iniciar el año cuatro, convendría hacer un intermedio y revisar otras temporadas igualmente apasionantes, con la ventaja de que cualquiera de ellas puede ser activada o puesta en pausa oprimiendo un botón. Tres series de televisión que vale la pena poner en la lista de pendientes si aún no las has visto.

Frentes Políticos Excelsior Frentes Políticos Excelsior
1. Para el registro. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, a cargo de Rosario Piedra, urgió a la Fiscalía de Baja California para que realice una “investigación eficiente, pronta e imparcial” que identifique y localice a los autores materiales e intelectuales del asesinato de la periodista Lourdes Maldonado, quien se encontraba incorporada al Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de la Secretaría de Gobernación. Fue asesinada cuando salía de su domicilio, en la ciudad de Tijuana, Baja California. La CNDH exigió también terminar con el ciclo de impunidad que se vive en la entidad. Si buscan líneas de investigación: una semana atrás le ganó un juicio reparatorio al exgobernador Jaime Bonilla. Muy mala coincidencia.

Como mantener la Paz en un mundo en llamas. Como mantener la Paz en un mundo en llamas.
El poder del bien que Dios nos ofrece cuando Dios nos dice ".. mía es la venganza. En guerra real con riesgo de perder la vida, Dios nos da un ejemplo que el no quiere que los malvados hagan lo que quieran con nosotros y nuestra postura sea como corderos al matadero.





Red Privada / « Gobiernos al borde de ataques de pánico por Antonio Navalón»
    Fecha: 10 de Diciembre del 2021 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

Gobiernos al borde de ataques de pánico por Antonio Navalón
Gobiernos al borde de ataques de pánico por Antonio Navalón

 

 Desgraciadamente sólo podemos avistar gobiernos bajo pánico, en los que antes de que el navío toque las profundidades del mar, sus capitanes ya habrán abandonado el timón.

Desde el principio de los tiempos, los gobiernos han servido –con mayor o menor eficacia y para bien o para mal– para muchas cosas. Además de ser entes encargados de imponer el orden, de cobrar los impuestos y ejercer la violencia legítima –que es aquella que se hace en nombre del Estado–, también han tenido las funciones de administrar y ordenar nuestras vidas. Para que existiera la figura de los gobiernos previamente debió de existir la necesidad de un liderazgo que supiera o fuera capaz de saber guiar o tan siquiera de tener las cosas más o menos bajo control.

Desde el inicio hasta nuestros días, el temor ha sido una causa fundamental para el ejercicio del poder. El problema es que el temor o esa parte del poder tiene una ley que no se puede vulnerar: los gobiernos respiran el temor y son quienes deben buscar erradicarlo, no quienes lo producen. Sin embargo, hoy, frente a unos ataques de ansiedad y de pánico que no saben cómo administrar ni mucho menos cómo contrarrestar, los gobiernos ni siquiera han sabido cómo transmitir el más mínimo sentido de tranquilidad y estabilidad a sus pueblos.

Conforme la historia avance y los tiempos que estamos viviendo se miren con perspectiva, descubriremos que nunca hubo un revolucionario anarquista que tumbara más gobiernos y que destruyera más maneras de vida burguesa que lo que está logrando hacer el COVID-19. En su momento Albert Einstein dijo: “Hay dos cosas infinitas: la estupidez humana y el universo. Y del universo no estoy seguro”. Hoy –visto lo visto– esta teoría no podría estar más en lo cierto, ya que si algo es verdad es que, después de tantos años de existencia, los seres humanos no hemos sido capaces de demostrar lo contrario. Por eso no es de asombrarse que, una vez más –con esa cortedad de miras, insolidaridad y falta de inteligencia por parte de los humanos–, fuéramos tan ingenuos como para pensar que vacunándonos, haciendo cocteles de vacunas, poniéndonos las mascarillas y encerrándonos allí donde el hombre blanco pisa, bastaría para estar a salvo.

Por ejemplificar, 24.3 por ciento de la población vacunada en Sudáfrica es un dato que, en sí mismo, es el aviso y la confirmación de que simplemente no tenemos solución. Los gobiernos que ante el surgimiento de las nuevas variantes corren llevados por el pánico cerrando y abriendo sus fronteras, prohibiendo vuelos, metiendo a la gente de momento en hoteles –ya que quién sabe cuánto tiempo tardaremos antes de que las cuarentenas se hagan en presidios– es prueba de que, en realidad, no hemos aprendido nada de lo vivido. Lo único que demuestran con estas medidas es que, primero, están completamente sobrepasados por las circunstancias. Y segundo, es muestra de haber perdido la autoridad moral para llamarse nuestros gobiernos.

Nuestros líderes: los que tienen más miedo de nosotros, los que no saben qué hacer y los que demuestran que tantos billones de dólares invertidos y exprimidos a sus pueblos no han servido de nada, una vez más han demostrado que no tienen las capacidades para enfrentar los desafíos del mañana. Pero, sobre todo, nos han hecho ver que ellos no pueden ser quienes nos salven de esta batalla. Una lucha que cada día que pasa y con cada variante que surge, va adquiriendo unas características más violentas y trágicas que la Segunda Guerra Mundial. En su tiempo, Winston Churchill sólo pudo ofrecer a su pueblo sangre, sudor y lágrimas, y la promesa de que nunca se rendirían, que lucharían en las plazas, en las playas, en las ciudades o incluso desde sus hogares. Ahora –cuando vemos su comportamiento– empezamos a cuestionarnos sobre dónde es que está la cabeza de quienes les pagamos para que nos administren, nos defiendan, pongan orden en nuestra vida y ejerzan esa palabra cada día más extraña llamada gobierno.

¿Cómo es posible que dentro de todo el universo blanco o amarillo nadie cayera en la cuenta de que si teníamos mil 500 millones de personas de color sin vacunar, más pronto que tarde el peligro llegaría en forma de ómicron? Mientras escribo esta columna nadie sabe exactamente el verdadero alcance que tendrá esta nueva variante, aunque de lo que sí podemos estar seguros es de que ese sistema, en el que tanto confiábamos, sencillamente ha fracasado. Lo que también sabemos es que esta variante ha despertado y reavivado el miedo en nuestro mundo y que, a raíz de su surgimiento, hemos vuelto a perder toda la confiabilidad que podíamos tener, y del hecho de que no podemos ni siquiera aspirar a contar con un parámetro certero que nos permita tener una idea sobre las consecuencias últimas del ómicron. ¿Será que esta nueva variante nos matará más rápido y encima sin fiebre ni dolor de cabeza? ¿Servirán de algo las vacunas?

Personalmente soy de los que creen que este siglo 21 –supuestamente el que estaba llamado a ser el siglo del conocimiento– está siendo el siglo más ignorante de la historia reciente de la humanidad. Tenemos información, sin embargo, no tenemos ni educación ni cultura. Sabemos muchas cosas, pero no sabemos qué hacer con lo que sabemos. Ver el espectáculo de cómo los gobiernos huyen despavoridos sin saber qué hacer es una situación inédita y que perdura en la memoria de la humanidad. Si les hubiera tocado vivir una situación similar a los primeros revolucionarios, anarquistas y bolcheviques, probablemente ya le hubieran hecho un gigantesco monumento al Covid-19. Este bicho, solo, ha destruido más gobiernos, estructuras y sistemas de salud que cualquier otro movimiento, acontecimiento o hecho histórico.

En cualquier caso, lo que el COVID-19 ha demostrado es que no tenemos solución. A pesar de que nos vacunemos una, dos, tres o las veces que sean necesarias, nadie sabe cómo acabará esto. La única buena ventaja de ómicron –si es que es tan letal como parece– es que, además de llevarse entre las patas a todos los gobiernos, va a conseguir levantar y sacar a las calles hasta los habitantes de los Países Bajos. Para nosotros, las pobres víctimas del COVID-19, víctimas del gobierno y víctimas de los ataques de pánico por parte de quienes nos gobiernan, parece que nuestra muerte es más rápida y menos dolorosa. Y es que, al final, después de que las dos palabras más repetidas del siglo 21 van camino de ser ‘COVID-19′ y ‘vacuna’, aún no queda claro si éstas realmente servirán para hacerle frente al virus nacido en Wuhan, China.

Mientras muchos gobiernos de Oriente y Occidente viven con ataques de pánico, hay otros –como el mexicano– que podrían dar clases universales de entereza o, por lo menos, de aparente inmunidad ante las consecuencias de la pandemia. Desde que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, se encargó de hacernos ver que el Presidente estaba a salvo del COVID-19 por su fuerza moral y porque era un referente moral, hemos vivido constantemente confundidos frente a los hechos que muestra la ciencia, las voluntades y las decisiones políticas. En lo que el mundo trata de saber hasta dónde llegará el desafío y los problemas y el alcance de ómicron, el gobierno mexicano –con su Presidente a la cabeza– convocó a cientos de miles de personas, sin ninguna protección, a la plaza principal de México, la de la Constitución, y el llamado Zócalo para celebrar el tercer aniversario de su llegada al poder.

Las listas sobre los muertos en México siguen siendo confusas, aunque lo que es un hecho es que tenemos un alto porcentaje de mortalidad y que es superior a muchos países del mundo. Sin embargo, en ese llamado cinturón de fuerza moral, que a veces manejan los responsables científicos y médicos, de luchar contra la pandemia, seguramente debe estar la fuerza que ampare lo que significa sobre el papel, y si uno estuviera en México y si no tuviera la creencia que tiene en el gobierno actual, en hacer todo lo contrario de lo que las circunstancias –y si es que finalmente ómicron es tan mortal– aconsejarían hacer. Pero ¿quién dijo miedo? El cinturón moral de la certeza histórica de la 4T protege a los seguidores del Presidente, o por lo menos hace que su causa de muerte no sea a raíz del inevitable contagio. Hace que su muerte sea por fe, por convicción y por ideología.

No se asuste. Lo que tenga que ser, será. Sea creyente, todo está escrito en las estrellas. Pero, mientras tanto, cuando prepare su declaración de Hacienda, cuando vaya a darle su dinero al gobierno –ése que no lo protege ni sabe cómo protegerlo y que no sabe asimilar ni tener la suficiente sangre fría como para luchar con inteligencia–, hágase sólo una pregunta: todo el dinero que por tanto tiempo le ha dado y el que le dará en forma de impuestos u otra forma recaudatoria, ¿para qué ha servido o servirá?

Hemos llegado a un punto en el que necesitamos saber si los recursos que les hemos dado a nuestros gobiernos se destinarán para construir más hospitales, si se utilizarán para seguir pagándoles a las compañías farmacéuticas que hacen y distribuyen las vacunas –y que además son los verdaderos ganadores de esta situación– o si esos recursos se usarán para construir un mundo en el que, por fin, podamos recuperar la fe en algo o en alguien. Para construir un mundo en el que la palabra gobierno vuelva a tener sentido. Un mundo en el que, en caso del hundimiento inevitable, el primero en saltar del barco no sea el capitán. Por el momento, desgraciadamente sólo podemos avistar gobiernos bajo pánico. Gobiernos en los que antes de que el navío toque las profundidades del mar, sus capitanes ya habrán abandonado el timón.

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web