Dollar
Compra   $ 18.5
Venta   $ 19.50
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Martes 28 de Septiembre del 2021 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
La Fiscalía y sus pruebas de fuego… El Heraldo de Chihuahua La Fiscalía y sus pruebas de fuego… El Heraldo de Chihuahua
LIBRE.- Mario Vázquez Robles, coordinador del grupo parlamentario del PAN, tendrá manos libres para atender y planchar de manera adecuada los asuntos que competen al Ejecutivo y al Legislativo.

El PRI, ¿nuevo Verde? Por Jorge Zepeda Patterson El PRI, ¿nuevo Verde? Por Jorge Zepeda Patterson
Desde 2015 cada elección se ha convertido para el PRI en una merma, en ocasiones catastrófica. Como el cuento de los perritos, el relato de los últimos años es el de una resta permanente. De las 17 entidades que gobernaba hace apenas un sexenio y las 12 con las que arrancó el periodo de López Obrador, apenas le quedan cuatro.

Se les cae el montaje contra mí Carlos Loret de Mola Se les cae el montaje contra mí Carlos Loret de Mola
Desde hace varios años, López Obrador, los periodistas que se dedican a lavarle la cara y algunos otros personajes de su entorno, han mentido sistemáticamente para culparme de algo que sucedió hace 16 años: el montaje que realizó la autoridad en la detención de Florence Cassez y su novio, Israel Vallarta, acusados de ser secuestradores.

Los hechos consumados de la Guardia Nacional Héctor Aguilar Camín Los hechos consumados de la Guardia Nacional Héctor Aguilar Camín
Hace tres años el gobierno decidió terminar con la Policía Federal y sustituirla con la Guardia Nacional.

El nuevo gobierno no encontró en la Policía Federal nada digno de ser recuperado. Estaba todo corrompido, se dijo, y había que empezar de nuevo.

Investidura deshilachada Carlos Marín Investidura deshilachada Carlos Marín
Si penoso fue a principios de agosto ver el tuit en pantalla panorámica y escuchar al Presidente de México leer un majadero montaje que se quiso endilgar al magistrado titular del Tribunal Electoral (cuando la marranada ya había sido evidenciada y desmentida), la proyección el viernes reciente de otro mensaje más vil aún y su lectura en labios de Andrés Manuel López Obrador supera cualquier expectativa de lo que el jefe de las instituciones nacionales es capaz de creer.

Frentes Políticos Excelsior Frentes Políticos Excelsior
1. Entrega y convicción. Durante los últimos tres años, y aún antes, la demanda de seguridad pública del país no se ha podido lograr para la tranquilidad ciudadana en la mayoría del territorio nacional, pues la ola delictiva crece imparable. De este drástico ambiente criminal, sólo se salvan una que otra capital estatal y la Ciudad de México. Y se debe, básicamente, a que Omar García Harfuch, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, realiza una labor de maquinaria suiza en torno a la seguridad y mantiene a la CDMX lejos de las cifras alarmantes. En ningún otro trabajo se ve de manera tan rápida lo que haces en beneficio de la sociedad, ha dicho. Y en la capital no impunidad ni ineptitud ni complicidades. Sólo resultados.

Los gritos a López-Gatell por Raymundo Riva Palacio
El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, está claramente luchando por su vida dentro de la administración federal. En menos de 24 horas buscó a dos reporteras que conoce por su cobertura de la pandemia del coronavirus para recortar sus pérdidas, quizá con el propósito de evitar su salida del gobierno.

El Ojo Sencillo y la Plenitud de Luz La Biblia Bosquejo Biblico para Predicar de Lucas 11:33 El Ojo Sencillo y la Plenitud de Luz La Biblia Bosquejo Biblico para Predicar de Lucas 11:33
Su luz no fue puesta en un «rincón» ni «debajo de un almud», sino que fue puesta encima del candelero de la Cruz, para que toda la casa de este mundo pudiera verla.






Red Privada / « Las vacas sagradas de Cuba por Enrique Krauze»
    Fecha: 26 de Julio del 2021 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

Las vacas sagradas de Cuba por Enrique Krauze
 Las vacas sagradas de Cuba     por       Enrique Krauze

 

En la carretera de La Habana a Varadero, a mediados de 2009, vi aparecer de pronto una niña de unos 12 años. Agitaba una bolsa de plástico que contenía quesos. “Está prohibido que venda, está prohibido comprarle”, me dijo muy seria la conductora del taxi oficial que acababa de tomar en el aeropuerto. Le pedí que se detuviera. La niña se acercó tímidamente. Le pagué unos dólares, se sorprendió, me dio la bolsa y salió corriendo. Fue mi primer contacto con el delicado tema del ganado vacuno en Cuba.

 

En una plaza de La Habana donde se venden libros del Che Guevara, compré Geografía de Cuba (1950) del historiador Levi Marrero. Ilustrado bellamente con mapas, fotografías y gráficas, ojearlo fue una revelación: antes de la Revolución, Cuba -país naturalmente hermoso y fértil- tenía evidentemente una economía rica y diversificada. Por curiosidad abrí las páginas sobre “Industrias Zoógenas” y constaté datos sorprendentes: en 1946, Cuba tenía 4.135.000 cabezas de ganado, una proporción de 0,87 de res por habitante, más del doble del per cápita mundial (0,35). El 42,9 % de la superficie de Cuba se dedicaba a pastos. Desde 1940 Cuba no sólo era autosuficiente en carne: la exportaba. La producción anual de leche era de 400 millones de litros, de los cuales se vendían 235 millones.

  Las vacas sagradas de Cuba     por       Enrique Krauze

El periodista estadounidense Marc Frank (residente en Cuba desde hace décadas, autor del libro Cuban revelations) bromeaba en una conferencia sobre la futura posibilidad de que los cubanos pudieran matar a sus vacas sin sufrir severas sanciones. “Ustedes deben entender –dijo, describiendo el cuadro anterior a la revolución- que el consumo de carne y leche ha estaba fuera de las posibilidades de muchos cubanos, que debían conformarse con comer carne de res en salmuera y, de ser posible, pescado en sal, huevos, cabra, puerco, pollo, frijoles”. La revolución corregiría esas inequidades. ¿Cómo se llegó, entonces, a la prohibición de matar vacas?

 

Tras la revolución, había habido una concatenación de fatalidades: las fincas nacionalizadas padecieron por la inexperiencia de los nuevos granjeros, el éxodo de técnicos, la mala administración y los huracanes. Ante la escasez de carne y leche, “se necesitaba una nueva racionalidad”. Y Castro la proveyó en detalle: como los índices de proteína en la carne de res son más altos que los de cualquiera otra (y dadas las necesidades de proveer de leche a niños y ancianos), por un imperativo moral y por patriotismo, los cubanos debían abstenerse de matar vacas. Había que “poner la conciencia sobre el instinto animal”, decía Fidel Castro (que -acoto yo- en su mesa personal satisfacía el instinto animal sin cargos de conciencia). En 1964 todos los cubanos recibieron la orden de registrar a sus vacas. Para asegurar que no las mataran surgieron los inspectores de vacas, y tiempo después, los inspectores de los inspectores de vacas.

 

La policía cubana vigila algunos centros culturales disidentes en La Habana. Foto: Reuters

 

Hasta ahí la piadosa narración de Frank, pero la verdad es otra. Quizá no eran tan pocos los cubanos que no podían comer carne antes de la revolución. Según las estadísticas de 1958 (derivadas del confiable censo de 1953), para una población de poco más de seis millones de habitantes, había 6.325 millones de reses, es decir, una res por persona. El consumo anual per cápita había subido a 112 libras. Cuba tenía la más alta ingesta de proteínas per cápita de América Latina, después de Argentina y Uruguay. En 2015, según reconocía el propio Frank, había 4.100.000 vacas para una población de 11 millones.

 

En ese mismo año, la tarjeta mensual de racionamiento (cuyo valor de compra era 20 dólares) no incluía carne de res ni siquiera en salmuera, tampoco pescado en sal, cabra o puerco. Sólo cinco huevos, media libra de pollo (importado de Estados Unidos). El cubano asalariado tenía que reunir dos salarios íntegros mensuales para comprar 800 gramos de queso o casi tres salarios para comprar un kilo de carne de res.

 

Han pasado 62 años y acaba de ocurrir el milagro: ahora los cubanos pueden vender sus vacas o sacrificarlas, siempre y cuando cedan al Estado la mitad de su carne.

Enrique Krauze




 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web