Dollar
Compra   $ 18.00
Venta   $ 18.5
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Domingo 23 de Septiembre del 2018 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Manú Dornbierer ¿No entienden que ya se acabó? Manú Dornbierer ¿No entienden que ya se acabó?
En recuerdo de mi hermano Jacques que nació un día como este de 1935 y murió hace quince años con gran valentía el 16 de agosto de 2003 de un cáncer irremediable. “Es indudable que las impresiones de la niñez resisten al tiempo, a los dolores y a la convulsiones de la vida”, bien dijo Ignacio M Altamirano.

Amlo, ¡cállate, chachalaca! Aurelio Ramos Méndez  Amlo, ¡cállate, chachalaca! Aurelio Ramos Méndez
Menos política y más administración, preconizaba el porfiriato. Guardada la distancia histórica, las circunstancias y los personajes, el Presidente Electo debería hacer suyo este aforismo y cesar su sobreexposición pública, física y declarativa.

Trascendió Andrés Manuel López Obrador regañó a los organizadores de acto público Trascendió Andrés Manuel López Obrador regañó a los organizadores de acto público
Que Andrés Manuel López Obrador regañó a los organizadores del acto público en San Luis Río Colorado, Sonora, porque colocaron una lona para cubrir el templete, mientras que los asistentes al Bosque de la Ciudad estuvieron a pleno rayo del sol y aguantando los más de 34 grados centígrados.


Frentes Políticos I. Obtuso, adjetivo. Frentes Políticos I. Obtuso, adjetivo.
I. Obtuso, adjetivo. Que comprende las cosas con lentitud o dificultad. Arne Aus den Ruthen, en su papel de porro cibernético, comenzó a meter ruido donde no debía. Después de que Jesús Ernesto López Gutiérrez, hijo menor de Andrés Manuel López Obrador, se lesionó, el exdelegado lo tomó como pretexto para lanzar dardos de veneno.

Pepe Grillo Los sillazos digitales Pepe Grillo Los sillazos digitales
El árbitro se tomó su tiempo, pero después de revisar jugadas y jugarretas, resolvió anular la elección para alcalde de Coyoacán.

El Diario Preparan despidos masivos en Gobierno El Diario Preparan despidos masivos en Gobierno
Es definitivo que Javier Corral no puede con el paquete. Escogió una talla que arrastra hasta el suelo llamada gubernatura. Ahora colocará en la piedra de los sacrificios al 20 por ciento del personal de la administración estatal. Los despedirá.

Norte Digital Entregan nueva solicitud para extraditar a César Duarte Norte Digital Entregan nueva solicitud para extraditar a César Duarte
Actualmente Duarte se encuentra en la ciudad de El Paso Texas y es uno de los pendientes de la actual administración Federal con la justicia

Ráfagas --Promociones irregulares en el IMSS Ráfagas --Promociones irregulares en el IMSS
INFLUENCIAS.- En la Delegación Estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social se desataron las denuncias sobre las irregularidades existentes, en especial desde el lamentable e irresuelto caso del enfermero acusado de varios homicidios, Jorge Ceballos Almengor, que generó una andanada de sospechas sobre la forma en que se maneja el organismo público, que más bien parece una empresa privada.

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: ¡No te asustes, solo confía en Él! Un rinconcito hoy de Cristo para ti: ¡No te asustes, solo confía en Él!
Navegando en medio de océano de la vida y enfrentando toda clase de tormenta que por medio de sus olas tratan de hundirnos, nos podemos encontrarnos con temor, temor a hundirnos, temor a morir en medio de ese mar, ese clásico temor que por naturaleza se apodera de nuestras vidas en los momentos más difíciles.







Columna / « Wall Street y AMLO Sergio Sarmiento»
    Fecha: 11 de Julio del 2018 | Reportero(a) Manuel J. Garcia

    Imprimir Enviar a un Amigo

Wall Street y AMLO Sergio Sarmiento
 Wall Street y AMLO Sergio Sarmiento

 
 Wall Street no considera a López Obrador como un peligro para México. A Trump sí, como lo han demostrado las turbulencias de mercado cada vez que lanza una amenaza sobre México, pero el contundente triunfo electoral del candidato de Morena no ha afectado a los mercados.
 
Las cosas fueron muy distintas en 2002 cuando Luiz Inácio Lula da Silva se perfiló como ganador en las elecciones presidenciales de Brasil. El real brasileño tuvo una fuerte depreciación ante el temor de los inversionistas por los daños que esperaban como consecuencia de las políticas populistas. Lula, sin embargo, fue un presidente razonablemente moderado, lo que hizo que las pérdidas iniciales se recuperaran.
 
En el caso de Andrés Manuel la posibilidad de victoria nunca inquietó a los mercados, ni siquiera cuando en mayo y junio se hizo claro que se acercaba a un carro completo. Los resultados del 1 de julio no asustaron a nadie. El peso y la bolsa mexicana han recuperado terreno más que perderlo.
 
Muchos empresarios mexicanos sí se mostraron inquietos ante el posible triunfo de López Obrador y, hasta donde lo permiten las leyes mexicanas, hicieron campaña en su contra. Las inversiones extranjeras, sin embargo, han sido siempre más cuantiosas y en ningún momento han considerado que el izquierdista represente un riesgo. La mayor parte de las inversiones foráneas son de cartera y pueden retirarse con el toque de una tecla, en tanto que las mexicanas se encuentran en buena medida en instalaciones productivas y no tienen movilidad.
 
López Obrador ha hecho bien su trabajo desde que ganó la elección. Ha mandado mensajes de tranquilidad a la comunidad empresarial y se ha reunido con las principales organizaciones del sector privado. Ha dicho que no buscará venganzas, que no llevará a cabo expropiaciones o confiscaciones, que impulsará un mayor crecimiento del mercado interno, que no elevará impuestos, que no aumentará el déficit de gasto público. Es lo que los empresarios quieren escuchar.
 
La situación, sin embargo, puede cambiar. Una cosa es lo que se promete en campaña o en la transición y otra distinta lo que se puede hacer desde el gobierno. Andrés Manuel ha prometido aumentar pensiones, crear un derecho universal a la instrucción universitaria gratuita, construir dos nuevas refinerías y modernizar las seis que tenemos. Para financiar estos gastos solo ha hablado de reducir los salarios de los altos funcionarios, que aun si se eliminaran al 100 por ciento solo le darían 5 mil millones de pesos de ahorro al año, muy lejos de los 500 mil millones que dice necesitar.
 
A Wall Street, por lo pronto, no le interesan estas minucias. Lo único que los inversionistas quieren es que el nuevo presidente no haga locuras para empezar. El largo plazo no les interesa. Cuando Lula, no comenzó su gobierno con medidas populistas, como las de Hugo Chávez, los inversionistas dejaron de preocuparse. El que Lula aumentara el gasto público por arriba de lo sostenible no era problema para ellos. La crisis final le tocó a su sucesora Dilma Rousseff y los inversionistas tuvieron tiempo de sacar su dinero.
 
A Lula le importaba ganar votos en su gobierno, que su sucesora tuviera una economía manejable no le importó. Tampoco a quienes invertían en fondos brasileños. El pueblo de Brasil pagó el costo de la crisis de 2014-2016. Pero el pueblo no les interesa ni a los políticos ni a los inversionistas.
 
Infraestructura
 
“Queremos duplicar la inversión en infraestructura”, apunta Javier Jiménez Espriú, elegido por López Obrador para ser su secretario de Comunicaciones y Transportes. El propósito es subir la cifra de 2.5 a 4 o 4.5% del PIB. Magnífico. Esperemos que haya dinero sano para hacerlo.
 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web