Dollar
Compra   $ 17.55
Venta   $ 18.37
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Sábado 16 de Diciembre del 2017 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Armando "Catón" Fuentes Anacrónico y retardatario el PES Armando "Catón" Fuentes  Anacrónico y retardatario el PES
"Ya no hallo cómo frenar los ímpetus eróticos de mi mujer -le contó cierto señor a un amigo-. Quiere estar haciendo el amor a todas horas". "Me extraña tu preocupación -acotó el otro-. Muchos hombres estarían felices con una esposa así".

PRI, dispensador de avales Aurelio Ramos Méndez  PRI, dispensador de avales Aurelio Ramos Méndez
Por primera vez en casi nueve décadas, desde su fundación en 1929 como Partido Nacional Revolucionario, el PRI competirá por la Presidencia en 2018 sin candidato propio. Jugará con un externo. No estamos ante una apertura a la sociedad, sino ante una claudicación.

Francisco Garfias El falso regreso del “espíritu de Díaz Ordaz”  Francisco Garfias El falso regreso del “espíritu de Díaz Ordaz”
A los diputados de la coalición de Por México, al Frente ahora sí les falló la estrategia parlamentaria.
Querían reventar el quórum para no aprobar la controvertida Ley de Seguridad Interior, antesala, dicen ellos, de la “militarización” del país.

Trascendió Presidente Enrique Peña Nieto llegó a la Suprema Corte Trascendió Presidente Enrique Peña Nieto llegó a la Suprema Corte
Que por algún motivo, el presidente Enrique Peña Nieto llegó a la Suprema Corte con 13 minutos de retraso y ya no se pudo efectuar la ceremonia protocolaria para darle la bienvenida al tercer informe de labores del titular del máximo órgano de justicia, Luis María Aguilar.


El Diario Buscan ganar con sicología y con "Tico"... El Diario Buscan ganar con sicología y con "Tico"...
Estamos siempre muy atentos a lo que ocurre en la Presidencia Municipal, particularmente ahora que ha iniciado el proceso electoral para definir si continúan al frente los independientes de Armando Cabada o retoman el poder priistas, panistas o hasta morenistas.

Frentes Políticos I. A prisa. Frentes Políticos I. A prisa.
I. A prisa. La Cámara de Diputados aprobó en fast track la Ley de Seguridad Interior para que los estados y municipios con problemas provocados por el crimen organizado puedan obtener la ayuda de la federación.

Pepe Grillo Batalla fratricida en Coyoacán Pepe Grillo Batalla fratricida en Coyoacán
Lo único que faltó en Coyoacán durante la trifulca entre morenistas y simpatizantes del PRD fue una quijada de burro.

En la lucha fratricida volaron, en cambio, sillas, palos, piedras, botellas de agua.

Rafagas -Los partidos y sus “Juanitas” Rafagas -Los partidos y sus “Juanitas”
“JUANITAS”.- De los dos partidos políticos grandes, PAN y PRI, han surgido reclamos desde hace algunos meses, por la intención cada vez más visible de que en los municipios donde los alcaldes son hombres y no podrán reelegirse por alguna razón, sean postuladas las esposas de éstos, sólo para simular el cumplimiento de la paridad de género.

Un rinconcito Hoy de Cristo para ti:¿Casualidad o Causalidad? Un rinconcito Hoy de Cristo para ti:¿Casualidad o Causalidad?
“Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra, que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas, y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén. Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba bañando, la cual era muy hermosa. Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo. Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella. Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa”.

2 Samuel 11: 1-4








Red Privada / « Conducta impropia Por Mario Vargas Llosa »
    Fecha: 20 de Noviembre del 2017 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

*A lo largo de muchos siglos, las mujeres han sido víctimas por el simple hecho de ser mujeres. Por fin las cosas comienzan a cambiar
Conducta impropia Por Mario Vargas Llosa
Conducta impropia Por Mario Vargas Llosa

 

TRIBUNA Por Mario Vargas Llosa  .-Desde que llegué a Estados Unidos hace una semana veo en los diarios y los programas de noticias en la televisión usar el delicado eufemismo “conducta impropia” para los abusos sexuales de todo orden cometidos por productores, artistas, políticos, a quienes el testimonio de sus víctimas está llevando a la ruina económica, el desprestigio social y podría incluso sepultar en la cárcel.

 

Inició esta estampida el caso de Harvey Weinstein, eminente y multimillonario productor de cine, ganador de todos los premios habidos y por haber, a quien cerca de medio centenar de mujeres, muchas de ellas jóvenes actrices tratando de abrirse camino en Hollywood, han acusado de aprovecharse de su poderío en esta industria para violarlas o someterlas a prácticas indignas. Cuando algunas de sus víctimas lo amenazaban con denunciarlo, el magnate libidinoso usaba a sus abogados para aplacarlas con sumas de dinero a veces muy elevadas. Ahora, Weinstein se ha refugiado en una clínica de Escocia para seguir un tratamiento destinado a enflaquecerle la desmedida libido pero la policía y los fiscales de Nueva York han anunciado que a su vuelta será detenido y juzgado. Entre tanto lo han expulsado de sinnúmero de asociaciones, le han pedido que devuelva muchos premios y, según la prensa, su ruina económica es ya un hecho.

 

Parecida desventura ha vivido el actor Kevin Spacey, el malvado presidente de House of Cards -Frank Underwood- y exdirector del Old Vic de Londres, que acosaba y manoseaba a los muchachos que se ponían a su alcance. Más de diez denuncias de actores o colaboradores de sus montajes teatrales, a quienes abusó, lo han puesto en la picota. Netflix ha cancelado aquella exitosa serie, lo han expulsado de sindicatos y colegios profesionales, le han retirado premios, anulado contratos y se cierne sobre su cabeza una lluvia de denuncias judiciales que podrían arruinarlo económicamente. Él también, como Weinstein, está ahora en aquella clínica escocesa que sosiega las libidos desorbitadas. Otros actores famosos, como Dustin Hoffman, asoman en estos días entre los famosos de “conducta impropia”.

 

Un interesante debate ha surgido con motivo de estas denuncias y revelaciones auspiciadas por muchas asociaciones feministas y defensoras de derechos humanos. ¿La celebridad es atenuante o agravante de la falta cometida? Se cita el caso de Roman Polanski, el gran director de cine polaco que, hace varias decenas de años, drogó y violó a una niña de trece años en una casa de Hollywood –que le prestó otro famoso actor, Jack Nicholson-, a la que había citado allí con el pretexto de fotografiarla para una película. Descubierto, huyó a Francia –que no tiene acuerdo de extradición con los Estados Unidos-, donde ha proseguido una muy exitosa carrera de director de cine, coronada por muchos premios y celebrada por los críticos, muchos de los cuales censuran a la justicia norteamericana por perseguir con su vindicta, después de años, a tan celebérrimo creador.

 

Yo, por mi parte, creo que no hay que mezclar el agua con el aceite y que uno puede aplaudir y gozar de las buenas películas del cineasta polaco y desear al mismo tiempo que la justicia de Estados Unidos persiga al prófugo que, además de cometer un delito horrendo como fue drogar y violar a una niña abusando del prestigio y poder que le había ganado su talento, huyó cobardemente de su responsabilidad, como si hacer buenas películas le concediera un estatuto especial y le permitiera los desafueros por los que se sanciona a todos los demás, esos seres anónimos sin cara y sin gloria que es el resto de la humanidad. Se puede ser un gran creador, como Louis-Ferdinand Céline o como el marqués de Sade, o como el propio Polanski, y una inmundicia humana que atropella y maltrata al prójimo creyendo que su talento lo exonera de respetar las leyes y la conducta que se exige a la “gente del común”. Pero también es verdad que, a veces, el ser muy conocido y figurar mucho en la prensa, despierta un curioso rencor, un resentimiento envidioso que puede llevar a ciertos jueces o policías a encarnizarse particularmente contra aquellos a los que, pillados en falta, se puede humillar y castigar con más dureza que al común de los mortales.

 

Por eso mismo, el talento y/o la celebridad, que, no está demás recordarlo, no van siempre juntas, debería exigir una prudencia mucho mayor en la conducta de aquellos que, con justicia o sin ella, merecen o simplemente han logrado ser ensalzados y admirados por la opinión pública. Es un asunto delicado y difícil porque la popularidad ciega muy rápidamente a aquellos a quienes favorece –la vanidad humana, ya sabemos, no tiene límites- y les hace creer que de este privilegio se derivan también otros, como una moral y unas leyes que no le conciernen ni deben aplicársele del mismo modo que a esa colectividad anónima, hecha de bultos más que de seres humanos específicos, que los admira y quiere y debería por lo tanto perdonarles los excesos. La verdad es que ocurre lo contrario. Esos seres semidivinos, adorados ayer, mañana están por las patas de los caballos y la gente los desprecia con el mismo apasionamiento con que la víspera los envidiaba y adoraba.

 

En muchas partes del mundo la condición de la mujer sigue siendo muy inferior a la del hombre

 

Hace unas pocas horas escuché, en la televisión, a una señora que hace cuarenta años, cuando tenía l4 años, era camarera en un pueblecito de Alabama. Un cliente, que era juez y tenía 34 años –se llama Roy Moore-, se ofreció a llevarla a su casa en su auto. Ella aceptó. En el vehículo, el amable caballero se volvió una bestia, cogió la mano de la niña y la obligó a masturbarlo, explicándole que, si se atrevía luego a protestar y a denunciarlo, nadie le creería, precisamente porque él era un juez y un ciudadano muy respetado en la localidad. La jovencita nunca se atrevió a contar aquella historia, hasta ahora; pero no la olvidó y, decía sin atreverse a levantar los ojos, ella había sido como un gusano que día y noche había vivido con ella royéndole la vida. Ahora, aquel juez es nada menos que el candidato a senador por el Partido Republicano en Alabama y por lo menos cinco mujeres han salido a la televisión a recordar abusos parecidos que padecieron en su juventud o niñez de aquel desaforado juez. Por lo menos en este caso parece que aquellos delitos no quedarán impunes. El propio Partido Republicano le ha pedido al exjuez que renuncie a su candidatura y, si no lo hace, las encuestas pronostican que perdería la elección.

 

A lo largo de muchos siglos, las mujeres, prácticamente en todas las culturas, han sido víctimas por el simple hecho de ser mujeres, un sexo que, en algunos casos, por cuestiones religiosas, y, en otros, por su debilidad física frente al hombre, eran las víctimas naturales de la discriminación, la marginación y la “conducta impropia” de los hombres, sobre todo en materia sexual. Por fin las cosas comienzan a cambiar, sobre todo en el mundo occidental, aunque en muchas partes de él, como América Latina, la condición de la mujer siga siendo todavía, por el machismo reinante, muy inferior a la del hombre. En otros mundos, por ejemplo en el musulmán o el africano más primitivo, las mujeres siguen siendo ciudadanos de segunda clase, objetos u animales más que seres humanos, a los que se puede encerrar en un harén o someter a mutilaciones rituales para garantizar que tendrán una conducta sexual “apropiada”. Un horror que tarda siglos de siglos en desaparecer.

 

Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2017.

 

© Mario Vargas Llosa, 2017

 

 https://elpais.com/elpais/2017/11/16/opinion/1510852623_619484.html

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web