Dollar
Compra   $ 20.00
Venta   $ 21.00
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Martes 01 de Diciembre del 2020 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Cancionero Y mi Palabra es la Ley FÉLIX CORTÉS CAMARILLO Cancionero     Y mi Palabra es la Ley     FÉLIX CORTÉS CAMARILLO
Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
Yo soy Jehová tu Dios,
que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos.
No tendrás otros dioses ajenos delante de mí.
ÉXODO, Capítulo 20, versículos 1,2,3

Vamos a llamarle Tlatoani, que no quiere decir otra cosa que el de la voz. El verbo encarnado del presidente López se manifestó, como si no lo hiciera diariamente en las llamadas conferencias de prensa matutinas en Palacio Nacional, la semana recién pasada. Hizo reunir, por un grupo de notables y notablas mexicanos y mexicanas la esencia de su pensamiento, filosofía, credo, designio y dictamen para que le dieran el formato del decálogo que dicen los ignorantes Jehová entregó a Moisés escrito en unas tablas, previa advertencia de que el populacho de Israel no habría de subir al Monte Sinaí, y desde luego “no le tocará mano mas será apedreado o asaetado; sea animal o sea hombre, no vivirá”.

FRANCISCO RODRÍGUEZ Se la volaron con el Código de Ética FRANCISCO RODRÍGUEZ Se la volaron con el Código de Ética
La terca realidad enseña que primero es el ser y después la manera de ser. Esto lo sabe hasta un niño de teta.‎ Primero es comer y sobrevivir, respirar en libertad y desarrollarse en plenitud, y después se adoptan las reglas de comportamiento.

Machismo y feminismo MANÚ DORNBIERER Machismo y feminismo  MANÚ DORNBIERER
El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Regina Freyman, catedrática de la Escuela de Humanidades y Educación, del Tecnológico de Monterrey,

Le han dado licencia para matar Carlos Marín Le han dado licencia para matar Carlos Marín
El presidente López Obrador cometió la imprudencia de apuntalar la insolente conducta pendenciera del diputado Gerardo Fernández Noroña en el Instituto Nacional Electoral con su negativa a ponerse cubrebocas.

El diciembre que viviremos en peligro Carlos Puig El diciembre que viviremos en peligro Carlos Puig
Malas, muy malas han sido las últimas semanas en relación con la epidemia de covid-19 en México. Después de meses de meseta, en donde nunca se pudo reducir en serio la tasa de contagios, el frío,

Frentes Políticos 1. Lavado de imagen. Frentes Políticos 1.  Lavado de imagen.
Mediante plataformas digitales, David Monreal Ávila presentó el documental La infamia, un recuento de la guerra sucia que enfrentó la familia Monreal. Teniendo como escenario las tierras donde crecieron los hermanos Monreal Ávila,

Elecciones bajo diseño Pepe Grillo  Elecciones bajo diseño    Pepe Grillo
El presidente López Obrador quiere ser protagonista de la elección 2021. No solo eso, también aspira a que la elección responda a un diseño que el presidente supone lo guiará al triunfo,

El Diario Estamos poniendo orden: AMLO El Diario Estamos poniendo orden: AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó en Baja California que el gobierno federal está recuperando las casetas tomadas por la delincuenca en Sinaloa, Nayarit y Sonora.

--Llega mando militar y sigue descoordinado --Viene semana crucial en materia electoral  --Llega mando militar y sigue descoordinado --Viene semana crucial en materia electoral
Para quienes no lo conocen y porque le importó muy poco cumplir con formalidades, la 42 Zona Militar tuvo un cambio de mandos militares, quienes en días pasados llegaron al estado

Un rinconcito de Dios para ti: El Primer lugar Un rinconcito de Dios para ti:  El Primer lugar
Que fácil se nos hace muchas veces destronar a Dios del primer lugar en nuestra vida y cuando hablo del primer lugar me refiero a esa relación persona e intima que deberíamos tener con Él.







Columna / « Leo Zuckermann Sobre la presunta compra de votos de legisladores»
    Fecha: 18 de Agosto del 2020 | Reportero(a) Manuel J. Garcia

    Imprimir Enviar a un Amigo

Leo Zuckermann Sobre la presunta compra de votos de legisladores
 Leo Zuckermann Sobre la presunta compra de votos de legisladores

 

Ayer apareció un video en internet donde operadores políticos de dos senadores panistas están recibiendo dinero en efectivo. No sabemos quién se los dio ni para qué se los dieron. Todo esto se da en el contexto de las acusaciones de Emilio Lozoya, quien ha denunciado que parte del dinero de los sobornos de Odebrecht se utilizaron para comprar votos en el Poder Legislativo a favor de las reformas estructurales del sexenio pasado.

La compra de votos de representantes populares es tan vieja como la democracia misma. Eso no quiere decir que se justifica. Es una práctica que pervierte el sistema democrático.

De acuerdo con la Real Academia Española, comprar significa “obtener algo con dinero”. Si un presidente, por ejemplo, le ofrece un millón de pesos a un senador a cambio de su voto a favor de una iniciativa que el Ejecutivo está proponiendo, estaríamos frente a un soborno.

Sin embargo, qué tal si le ofrece aún más dinero, digamos que cien millones, para construir una carretera en el estado del senador que desde hace varios años éste lleva prometiendo a su electorado. ¿También eso se consideraría como un soborno? ¿Se vale en una democracia este tipo de intercambios?

  •  

El primer caso —de dinero público que se queda el legislador en su bolsa a cambio de su voto— no tiene por qué debatirse: es corrupción dura y pura. Y es lo que se viene denunciando en México desde hace muchos años, no sólo ahorita con el caso de Lozoya.

Es gravísimo. Sobre todo cuando hablamos de reformas legislativas profundas. Supuestamente, el PAN estaba ideológicamente a favor de estas reformas. Podría pensarse que no se requerían sobornos para que votaran a favor de ellas. Pero la codicia humana no conoce límites y quizá lo que estaríamos viendo es que, más allá de la compatibilidad ideológica, los legisladores solicitaron su “moche” y el gobierno priista se los repartió alegremente.

El problema de los sobornos a legisladores no sólo es viejo, sino que no conoce fronteras.

En Brasil, José Dirceu, exjefe del gabinete del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, fue condenado por el sonado caso Mensalão. Le comprobaron que, desde su oficina, compró votos de legisladores de partidos diferentes al del presidente para garantizar que ciertas leyes se aprobaran en el Congreso.

Cómo olvidar a Vladimiro Montesinos. En un famoso video vimos cómo el asesor del presidente de Perú, Alberto Fujimori, le entregaba 15 mil dólares en efectivo a un congresista opositor para que se cambiara de partido y votara las iniciativas legislativas del presidente. Montesinos, a la postre, fue condenado por éste y otros crímenes más.

Pero una cosa es dinero, presumiblemente público, para que se lo quede el legislador en su cuenta privada, y otra muy diferente es el intercambio de favores que, de hecho, es el aceite de las democracias. El famoso quid pro quo: “yo te doy esto a cambio de que tú me des aquello”.

Pocos políticos como el expresidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, para realizar este tipo de transacciones. El texano, quien antes de pasar al Ejecutivo fue el líder de los demócratas en el Senado, tenía tres preceptos que utilizó con gran eficacia durante su paso por la Casa Blanca: “hay que contar”, “hay que ofrecer y cerrar tratos” y “hay que llevar registros”.

Primero está la importancia de los números en una democracia. ¿Cuántos votos se necesitan para aprobar una ley? ¿Cuántos se tienen asegurados? ¿Cuántos faltan? ¿De dónde podemos sacarlos? Johnson calculaba. Sabía que, para ganar, sólo se requiere el margen de un voto. El presidente salía a buscarlos. De ahí su segundo precepto: strike a deal. Pedía y ofrecía. Era un mercader de la política. Vamos a construir la presa en tu estado a cambio de tu apoyo en la iniciativa de derechos civiles. Quid pro quo. Persuadía, manipulaba, presionaba y, en algunos casos, hasta amenazaba dentro de lo que permitía la ley. Y siempre llevaba registros de sus maniobras. Keep a book. Anotaba cómo se había comportado cada uno y cada cual a la hora de las definiciones. Cuando podía, los premiaba o castigaba. Era generoso con los aliados e implacable con los adversarios.

  •  

Aquí, en México, se decía el sexenio pasado que el presidente Peña era un político eficaz dispuesto a utilizar el quid pro quo para sacar adelante su agenda legislativa. Hoy nos estamos enterando que también repartía dinero a los congresistas, lo cual, por cierto, todavía tiene que comprobar la Fiscalía General de la República.

 

                Twitter: @leozuckermann

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web