Dollar
Compra   $ 20.00
Venta   $ 21.00
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Lunes 30 de Noviembre del 2020 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Cancionero Costumbres FÉLIX CORTÉS CAMARILLO Cancionero     Costumbres     FÉLIX CORTÉS CAMARILLO
No cabe duda de que es verdad que la costumbre
Es más fuerte que el amor…
Costumbres, Juan Gabriel

Ignacio Sánchez Mejías, que no fue un gran torero en los tiempos de grandeza de Belmonte y Joselito, cuñado de Ignacio, fue cogido por un toro en la plaza de Manzanares, Ciudad Real, el 11 de agosto de 1934, cuando recibía al animal, sentado sobre el estribo al iniciar la parte de la muleta. El torero se negó a ser intervenido en el poblado menor y pidió ser llevado a Madrid; la ambulancia tardó horas en llegar y ya en la capital se presentó la gangrena. De ella murió el día 13. Sánchez Mejías fue un torero espectacular por sus lances de alto riesgo, pero más que eso fue amigo -y mecenas- de la generación del 27, durante un período en que dejó el toreo.

FRANCISCO RODRÍGUEZ Se la volaron con el Código de Ética FRANCISCO RODRÍGUEZ Se la volaron con el Código de Ética
La terca realidad enseña que primero es el ser y después la manera de ser. Esto lo sabe hasta un niño de teta.‎ Primero es comer y sobrevivir, respirar en libertad y desarrollarse en plenitud, y después se adoptan las reglas de comportamiento.

Machismo y feminismo MANÚ DORNBIERER Machismo y feminismo  MANÚ DORNBIERER
El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Regina Freyman, catedrática de la Escuela de Humanidades y Educación, del Tecnológico de Monterrey,

Le han dado licencia para matar Carlos Marín Le han dado licencia para matar Carlos Marín
El presidente López Obrador cometió la imprudencia de apuntalar la insolente conducta pendenciera del diputado Gerardo Fernández Noroña en el Instituto Nacional Electoral con su negativa a ponerse cubrebocas.

El diciembre que viviremos en peligro Carlos Puig El diciembre que viviremos en peligro Carlos Puig
Malas, muy malas han sido las últimas semanas en relación con la epidemia de covid-19 en México. Después de meses de meseta, en donde nunca se pudo reducir en serio la tasa de contagios, el frío,

Frentes Políticos 1. Lavado de imagen. Frentes Políticos 1.  Lavado de imagen.
Mediante plataformas digitales, David Monreal Ávila presentó el documental La infamia, un recuento de la guerra sucia que enfrentó la familia Monreal. Teniendo como escenario las tierras donde crecieron los hermanos Monreal Ávila,

Elecciones bajo diseño Pepe Grillo  Elecciones bajo diseño    Pepe Grillo
El presidente López Obrador quiere ser protagonista de la elección 2021. No solo eso, también aspira a que la elección responda a un diseño que el presidente supone lo guiará al triunfo,

El Diario Estamos poniendo orden: AMLO El Diario Estamos poniendo orden: AMLO
El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó en Baja California que el gobierno federal está recuperando las casetas tomadas por la delincuenca en Sinaloa, Nayarit y Sonora.

--Llega mando militar y sigue descoordinado --Viene semana crucial en materia electoral  --Llega mando militar y sigue descoordinado --Viene semana crucial en materia electoral
Para quienes no lo conocen y porque le importó muy poco cumplir con formalidades, la 42 Zona Militar tuvo un cambio de mandos militares, quienes en días pasados llegaron al estado

Un rinconcito de Dios para ti: El Primer lugar Un rinconcito de Dios para ti:  El Primer lugar
Que fácil se nos hace muchas veces destronar a Dios del primer lugar en nuestra vida y cuando hablo del primer lugar me refiero a esa relación persona e intima que deberíamos tener con Él.







Columna / « Leo Zuckermann Aunque les fascine a los políticos, prohibir no es la solución»
    Fecha: 10 de Agosto del 2020 | Reportero(a) Manuel J. Garcia

    Imprimir Enviar a un Amigo

Leo Zuckermann Aunque les fascine a los políticos, prohibir no es la solución
 Leo Zuckermann Aunque les fascine a los políticos, prohibir no es la solución

 

A los políticos les gusta más prohibir que permitir. Al impedir algo, sienten que están cumpliendo con su deber. Si el país tiene un problema, lo más fácil es cambiar la ley y prohibir lo que lo está causando. Satisfechos, regresan a sus hogares pensando que ya resolvieron el problema. Cuán equivocados están.

El Congreso de Oaxaca ha prohibido la distribución, venta, regalo y suministro de bebidas azucaradas y alimentos chatarra a menores de edad. Erróneamente, creen que así van a resolver la epidemia de enfermedades asociadas al sobrepeso, como la diabetes y la hipertensión.

Esto lo único que va a generar es un mercado negro de estos productos donde las policías se llevarán parte de las ganancias. En México también está prohibida la venta de tabaco y alcohol a menores y, sin embargo, la ley no se aplica. Lo mismo ocurrirá, ahora, con los refrescos, botanas y pastelillos en Oaxaca.

No porque el Estado prohíba algo se acabará el problema. Eso sólo lo piensan los políticos simplones.

Ahora bien, en México sí tenemos epidemias de enfermedades asociadas al sobrepeso. Somos de los países más gordos del mundo, tanto de niños como de adultos. Y esto nos está costando una fortuna a los contribuyentes.

  •  

Supongamos que hay un individuo que, con toda libertad, se la pasó bebiendo refrescos y comiendo botanitas desde la infancia. A la postre, desarrolló diabetes con problemas renales. Ahora le tienen que realizar hemodiálisis para sobrevivir. De acuerdo con el ISSSTE, “el costo promedio mensual del tratamiento por paciente con enfermedad renal crónica, incluidas las terapias de reemplazo renal, va de 25 a 35 mil pesos”.

En la medida en que haya más individuos como éste, cada año irán subiendo los costos de los seguros médicos privados del resto de la sociedad. En México, sin embargo, alrededor del 10% de la población tiene un seguro privado. Los demás deben atenderse en instituciones públicas financiadas por el erario.

Ergo, la decisión libre de individuos que se atascan de carbohidratos tiene un costo alto para la sociedad. Su irresponsabilidad genera una externalidad negativa que acabamos pagando todos. Idealmente, estos individuos deberían pagar por su gusto a los carbohidratos (no sólo los de abarrote, sino también las populares guajolotas, pambazos, quesadillas fritas y un largo etcétera). Por desgracia, no es así. Los costos los pagamos los contribuyentes.

¿Qué hacemos, entonces, para desincentivar el consumo de estos productos?

Prohibir no sirve para nada.

Una segunda respuesta es establecer el llamado “impuesto al pecado” a estos bienes (como se hace con el tabaco y las bebidas alcohólicas). Hacerlos tan caros, que la población deje de comprarlos.

Me temo que, en México, esto tampoco funciona.

Hace años, cuando se discutía un incremento de impuestos a los refrescos, me pronuncié a favor por el mismo argumento de que los consumidores debían pagar sus posteriores costos de las enfermedades que desarrollaran. En ese momento, el gobierno prometió que utilizaría estos recursos extra para construir bebederos de agua potable en todas las escuelas del país. Excelente idea. Sin embargo, como suele suceder en este país, nunca se construyeron los bebederos.

La evidencia muestra que el incremento de impuestos a los refrescos sí bajó el consumo en un primer momento, pero luego regresaron los mismos niveles que antes del aumento. La recaudación sí subió, pero poco comparado con el creciente gasto en salud para tratar enfermedades asociadas al sobrepeso.

Además, en este país, cuando se utilizan de más los “impuestos al pecado”, de inmediato surgen los mercados negros de mercancías contrabandeadas, robadas, piratas o adulteradas. Poco o nada se gana elevando los impuestos. Tampoco es una solución eficaz.

  •  

La solución está en la educación. Martillar todos los días en las escuelas y medios de comunicación lo dañino que pueden ser estos productos para la salud. Generar un cambio en las preferencias del consumidor.

Eso sí funciona. En mi vida, yo he atestiguado cómo la gente cambia para bien de ellos y de la sociedad. Por ejemplo, hoy se fuma mucho menos tabaco que cuando yo era niño. Otro ejemplo más: en mi infancia nadie utilizaba el cinturón de seguridad en los automóviles; hoy, por fortuna, la gente sí lo hace. Si los políticos en México quieren resolver las epidemias de enfermedades asociadas al sobrepeso, deben comenzar poniendo ellos mismo el ejemplo (dejar de comer galletitas y papitas en sus reuniones) y elaborar campañas agresivas de educación para niños y adultos.

 

                Twitter: @leozuckermann

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web