Dollar
Compra   $ 20.00
Venta   $ 21.00
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Martes 07 de Abril del 2020 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
A propósito del Día Mundial de la Salud por Aída María Holguín Baeza A propósito del Día Mundial de la Salud por Aída María Holguín Baeza
El asunto es que, a propósito del Día Mundial de la Salud, es imprescindible que todos, desde la trinchera en las que nos toca estar, hagamos todo lo humana, cívica y políticamente posible para lograr, unidos, el completo estado bienestar físico, mental y social a que todos tenemos derecho.

Falta la otra mitad del pueblo Joaquín López-Dóriga Falta la otra mitad del pueblo Joaquín López-Dóriga
El domingo seguí con todo detalle el informe presidencial, tomé notas, leí la transcripción, volví a escuchar el mensaje cotejándolo con la versión escrita

Los excluidos “del pueblo” Carlos Marín Los excluidos “del pueblo” Carlos Marín
El presidente López Obrador precisó ayer que “el rescate” de que viene hablando “es al pueblo de México: se va a rescatar a los olvidados,

Día 16: La guerra de las máscaras (incluye a Trump) Carlos Puig Día 16: La guerra de las máscaras (incluye a Trump) Carlos Puig
Primero, obvio, que las máscaras médicas se deben priorizar para los trabajadores de la salud en la primera línea de la respuesta al virus,

Frentes Políticos 1. Pasmado. Frentes Políticos 1.  Pasmado.
Carlos Miguel Aysa González, gobernador de Campeche, advirtió a su población: “No somos drásticos, sólo hacemos lo que se tiene que hacer frente a una emergencia sanitaria,

Porfirio, cada quien su crisis Pepe Grillo  Porfirio, cada quien su crisis    Pepe Grillo
Su carta pública al presidente López Obrador confirma la profundidad de su pensamiento, que incluye la detección de oportunidades reales de cambio.

El Diario Llama alcalde a quedarse en casa El Diario  Llama alcalde a quedarse en casa
Todavía hay muchos ciudadanos que no tienen conciencia de la pandemia del Covid-19 “y creen que esto no es real, que es inventado”, por ello es que muchos salieron este domingo a pasear al dique de Anapra,

Bajando sueldos, no aumentando la deuda y sin apoyo fiscal a las empresas AMLO enfrentará la crisis por Covid-19 Bajando sueldos, no aumentando la deuda y sin apoyo fiscal a las empresas AMLO enfrentará la crisis por Covid-19
La política de austeridad de la federación se aplicará con más rigor para hacer frente a la crisis económica que pudiera generar la pandemia de Covid-19,

--Fue detenido y luego aparece en balacera --Reaparece el Dr. Gumaro --Convoca Corral a la unidad nacional  --Fue detenido y luego aparece en balacera --Reaparece el Dr. Gumaro --Convoca Corral a la unidad nacional
De nueva cuenta la puerta giratoria y la impunidad quedaron evidenciadas ante la vista de todos, esto luego de que los agentes estatales identificaran a uno de los fallecidos en el tiroteo del pasado sábado,

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Vete, y no peques más Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Vete, y no peques más
Quizá era una mujer que no encontraba en su marido el amor que esperaba o simplemente no valoraba su vida y se daba al libertinaje en el placer sexual. Quizá en muchas ocasiones había caído en el acto del adulterio,







Universidad y Cultura / « Kiroschka en pantalla Por Jesús Chávez Marín»
    Fecha: 15 de Marzo del 2020 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

*... el clásico cincuentón galán tendido y necio
Kiroschka en pantalla Por Jesús Chávez Marín
Kiroschka en pantalla     Por Jesús Chávez Marín

 
Cuando Gilberto era un cincuentón recién divorciado, se encontró de repente con el vértigo de la libertad que fue su perdición. Como tenía buen salario como profesor de física en una universidad, y además su esposa se había ido con los cuatro hijos a Estados Unidos sin reclamarle ninguna pensión con tal de quedarse con la patria potestad para ella sola, empezó a gastar en viajes acompañado de una novia distinta cada vez, que siempre, según él, era el amor de su vida, y luego tronaban porque el carácter de Beto era imposible de tolerar, y además le había surgido un complejo de Adonis insoportable: imaginaba que todas querían con él. En ese plan  duró cinco años, hasta que se hizo de una fama terrible. Era el clásico galán tendido y necio.

 

Pensaba que nadie lo merecía. En esta ciudad viven puras imbéciles, les contaba a sus amigos, desglosándoles con lujo de detalles aburridísimos las imperfecciones y taras de la que antes había presentado como la mujer perfecta. Fue entonces cuando Gilberto empezó a explorar otras dimensiones de la relación amorosa: la comunicación por internet con extranjeras fabulosas, o más bien con mujeres que presentaban fotos retocadas en sus comunicaciones gráficas y relatos fantasiosos de la respectiva.

 

Gilberto hablaba inglés; en rutilantes conversaciones globales consiguió una novia rusa que también hablaba ese idioma y que según esto era la perfección andando: tenía diez años menos que Gilberto, trabajaba en un departamento de finanzas públicas y ganaba muy bien; divorciada con dos hijos, mostraba en las fotos y en los videos su casa preciosa y como un espejo de limpia, cantaba en un coro monumental que hacía viajes por las repúblicas de la antigua Unión Soviética y le mandaba a Gilberto grabaciones de sus conciertos. Por supuesto que la música se escuchaba muy fina, pero vaya usted a saber si la grabación fuera o no del coro o le estuviera ella formando una realidad paralela, donde también correspondieran sus fotos de rubia guapa, sus desnudos en el chat y toda la fantasía de la que Gilberto andaba perdidamente enamorado.

 Sus amigos le decían que eso era como estar prendado de una actriz de la pantalla, que ese tipo de sentimientos no pertenecían a la realidad sino una especie de amor platónico forjado a punta de tecnología, pero Gilberto parecía convencido de que eso era el amor y de que por fin había encontrado el verdadero sentido de la existencia.

 

Cuando se acercaban las vacaciones de verano le propuso a Kiroschka, que así se llamaba la dama rusa, si estaba de acuerdo en que él fuera a conocerla a Moscú, pero ella se apresuró a decirle que para esas fechas andaría de gira con el famoso coro. Para no desmoralizarlo del todo, le dijo que ella vendría a México para Navidad, y con eso él quedó muy contento. Muy pronto ella fue trabajando la idea de que sería él quien tendría que pagar el boleto de avión y los gastos del viaje, ya que sus dos hijos iban a entrar a la universidad y había hechos muchos gastos recientes. Él le dijo que por eso no habría ningún problema.

 Gilberto vivió esos meses lleno de regocijo, todos los días a las nueve de la noche se hablaban por skype, cada vez parecían más amorosos y de vez en cuando vencían juntos el temor al ridículo de mirarse desnudos a través de las pantallas, como si fueran adolescentes ansiosos. Entusiasmadísimo recorrió joyerías hasta que halló el valioso anillo de diamante que sellaría el compromiso de su amor.

 

El primer día de las vacaciones navideñas viajó a la ciudad de México, a donde llegaría la rusa; se vieron por primera vez en el aeropuerto. Un tierno abrazo en silencio confirmó para Gilberto que sus sueños también se conectaban con la realidad; sus amigos que tanto le advirtieron de la gran cantidad de fraudes y engaños que acechan desde el ciberespacio a los ingenuos, en este caso habían estado muy equivocados, Kiroschka era hermosa, fina y elegante. Y real.

 

La noche de Navidad, la feliz pareja era el centro de todas las bienaventuranzas para la familia de Gilberto, por fin iba a rehacer su vida y ya no andaría tan malhumorado como se la había pasado los últimos cinco años, maldiciendo rencoroso a su ex y extrañando con tanto dolor a los hijos que había perdido luego de su atormentado divorcio.  Ahora lucía radiante. A las meras doce llamó a todos y les pidió su atención; con solemnidad un poco ridícula sacó el anillo de su saco, y emocionado le pidió en inglés a Kiroschka que se casara con él. La mujer, toda sonrisas, le dijo: por supuesto que sí, mi amor, me haces muy feliz,  entonces él le puso el anillo en el anular de su mano izquierda.

 Ese fue el clímax de la felicidad para Gilberto. Y nunca volvió a sentir ningún otro. La mujer se pasó en su casa los quince días de vacaciones, a diario Gilberto le compraba regalos que ella con discreción y astucia iba sugiriendo en cada tienda y en cada lugar a donde viajaban, dentro del territorio de Chihuahua, y luego regresó muy garbosa a su lejana tierra. Al llegar, lo primero que hizo fue bloquear todos los contactos por donde antes se había comunicado con su amado mexicano. Varios días tardó Gilberto en creer que esto hubiera sucedido: primero le echo la culpa a las fallas de la tecnología, luego a la posible falta de recursos económicos que a lo mejor a Kiroschka la obligaban a permanecer incomunicada, sería cosa de unos días, pensaba, pues la esperanza es la última que muere. No lo podía creer. Pero cuando por fin le cayó el veinte, casi estalló en furia. Ya después llegaron los correspondientes tres o cuatro meses de la absoluta desilusión.


 Jesús Chávez Marín




 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web