Dollar
Compra   $ 20.00
Venta   $ 21.00
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Lunes 01 de Junio del 2020 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Francisco Rodríguez La 4T se burla de la inteligencia de los mexicanos Francisco Rodríguez La 4T se burla de la inteligencia de los mexicanos
En doscientos años la galería de próceres de la patria que se han sentado en la Silla del Águila es inenarrable. Han pasado por ella y encima de ella una serie de impostores, pendencieros, traidores, rateros e incapaces que no tienen fondo.

¿Volver a Hobbes? No exactamente LORENZO MEYER ¿Volver a Hobbes? No exactamente   LORENZO MEYER
En un esfuerzo por vislumbrar la naturaleza de los arreglos políticos del futuro, John Gray, profesor de filosofía política inglés, señala que la pandemia de coronavirus que hoy azota a todos los continentes bien pudiera llevar a un mundo menos globalizado, más centrado en sus estructuras económicas nacionales y, finalmente,

Fuerte y tupido Carlos Marín Fuerte y tupido Carlos Marín
Me cuentan que fui tundido en el vecindario cibernético (no estoy en las “benditas” redes sociales) por afirmar que el doctor Hugo López-Gatell “dejó ver al pequeño protonazi que lleva dentro” al descalificar a la senadora Alejandra Reynoso con artilugios de psiquiatra o psicólogo.

Trump, la gasolina en el incendio Carlos Puig Trump, la gasolina en el incendio Carlos Puig
Hace 29 años, en marzo de 1991, el mundo pudo ver cómo un grupo de policías de Los Ángeles golpeó brutalmente a Rodney King gracias a la grabación de un vecino del lugar donde sucedió el abuso policial.

Frentes Políticos 1. El valor del voto. Frentes Políticos 1.  El valor del voto.
“Quieren que yo dimita, que me vaya del gobierno, que no coman ansias, yo mismo establecí las reglas, no voy a estar en el gobierno si la gente no me apoya (...) en el 2022 va a llevarse a cabo esa consulta

Menú con dos opciones Pepe Grillo  Menú con dos opciones      Pepe Grillo
A cientos de kilómetros de distancia de Palacio Nacional, en un convoy rumbo al extremo sur del país, el presidente López Obrador respondió a las protestas en automóvil que se registraron el sábado pasado.

El Diario Viene revocación de mandato; no coman ansias: AMLO El Diario  Viene revocación de mandato; no coman ansias: AMLO
Ciudad de México.- Luego que cientos de inconformes pidieron ayer en varias ciudades del País su dimisión al cargo, el Presidente Andrés Manuel López Obrador pidió hoy a sus adversarios que "no coman ansias".

Termina la Sana Distancia pero no las medidas preventivas Termina la Sana Distancia pero no las medidas preventivas
Hoy domingo es el último día de la Jornada de Sana Distancia, pero como norteño y fronterizo usted debe saber que es una medida que sólo aplica a algunas regiones del país y que eso no significa que la pandemia ha terminado.

--Reforma planchada --Concluye sana distancia sin cambios --Ya llego la unión “matapolicías”  --Reforma planchada --Concluye sana distancia sin cambios --Ya llego la unión “matapolicías”
Los liderazgos panistas le han confirmado al Gobernador Javier Corral que la reforma electoral que presentará esta semana como titular del Poder Ejecutivo estatal esta “planchada”, haciendo ejercicios sobre los diferentes escenarios

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Confiar, no dudar y creer Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Confiar, no dudar y creer
A veces vamos por la vida pidiendo oración a todo mundo, queremos que todos oren por nosotros, por nuestros problemas, por nuestras enfermedades, por cualquier situación que podamos estar pasando. Y es que hasta cierto punto no está mal, porque la misma Biblia dice que oremos unos por otros.







Columna / « Leo Zuckermann Una historia de extorsión»
    Fecha: 09 de Marzo del 2020 | Reportero(a) Manuel J. Garcia

    Imprimir Enviar a un Amigo

Leo Zuckermann Una historia de extorsión
 Leo Zuckermann Una historia de extorsión

 

Felicito a las mujeres por la manifestación de ayer y el paro de hoy. Gracias a esta movilización, en la agenda pública dominan los temas de la discriminación, violencia y abusos cotidianos que sufren las mujeres en México, el derecho que tienen a interrumpir un embarazo y el vergonzoso fenómeno de los feminicidios.

No opinaré más de la marcha y paro porque creo que a los hombres nos corresponde escuchar y cambiar. Así que, sin más preámbulos, paso a mi artículo de hoy relacionado con una historia personal en la creciente industria de la extorsión en México. El viernes asistí a un concierto en el Foro Sol de la Ciudad de México. Como suele suceder en estos eventos, los llamados franeleros se apropiaron de los espacios de las calles aledañas para estacionar los coches. Los vendían a cambio de una cuota en efectivo. Huelga decir que esto ya es parte de la realidad capitalina. Nadie los castiga por apropiarse del espacio público y sospecho que, incluso, la policía de la zona recibe algún tipo de moche por dejarlos operar.

Hasta acá nada nuevo. Sin embargo, a la salida del concierto, algunos de estos franeleros ya encontraron un nuevo negocio.

En una de las calles para salir de la colonia rumbo al Viaducto, obstruyeron el paso con un barril de plástico color azul de los que utiliza la policía para cerrar las vialidades.

El negociador de la banda se acerca y le explica al conductor: “Jefe, es que vino la policía a cerrar la calle, pero nosotros lo dejamos pasar a cambio de una propinita”. Para evitar más contratiempos, los tres automóviles que estaban frente de mí desembolsaron su dinero. Un gordo fortachón removía el barril azul y los dejaba pasar. Desconozco cuánto les dieron. Llegó mi turno y me informaron lo mismo. “Pero ustedes no son la policía”, les dije. “No, pero ellos fueron los que lo pusieron”, me respondieron. “Entonces no dejen pasar a nadie”, repliqué.

Mientras tanto, el gordo fortachón nos veía con cara de pocos amigos. “Mire, si usted y sus amigos no se quitan, voy a llamar a la policía”, les advertí. Los coches de atrás, desesperados, tocaban su claxon para que nos moviéramos. “Pues hábleles, pero aquí no va a pasar”. Marqué al 911 y él escuchó en el altavoz cómo me contestó la operadora. “Mire, aunque sea deme un peso para pasar”, masculló.

Claramente quería que los coches de atrás vieran que todos se mochaban para salir del retén. “No le voy a dar ni un centavo”, le espeté, mientras le decía a la operadora del 911 que estaba en una calle donde unos señores impedían el paso y sólo dejaban circular si les dábamos dinero. Mi llamada funcionó. “Ya déjalos pasar”, le ordenó el negociador al gordo fortachón, quien retiró el barril y nos permitió franquear el obstáculo. Detrás nuestro ya había una gigante cola de automóviles desesperados. No dudo que muchos sí les hayan dado una propinita.

Lejos de celebrar mi minitriunfo cívico, me quedé alterado. Me entró la idea de que había actuado irresponsablemente. Qué tal si el gordo fortachón se hubiera lanzado a los golpes o, peor aún, sacado un arma.

Estos malnacidos eran unos amateurs que querían ganarse una lana extorsionando a los asistentes al concierto. En México, los profesionales extorsionan con armas. En muchas ciudades, incluidas la capital, cobran el “derecho de piso” a los comerciantes para que puedan operar. No dude que, en un futuro, los franeleros amateurs sofistiquen su negocio, pongan retenes en la vía pública y les saquen dinero a los automovilistas amenazándolos con armas.

Otra vez, la debilidad de nuestro Estado. Aquí ya cada quien hace lo que se le pega la gana. La ley no sirve de nada.

 

 

 
En la historia que cuento, hay dos posibilidades. Que un policía haya dejado efectivamente el barril para impedir la circulación por esa calle y se haya ido. Lo dudo porque, cuando eso sucede, el policía generalmente se queda ahí a cuidar que los conductores no quiten el obstáculo.

En países donde sí hay Estado de derecho, la policía pone los conos y se retira sabiendo que los automovilistas respetarán la restricción. Aquí no porque hay muchos conductores gandallas que, efectivamente, retiran el obstáculo policiaco.

La otra posibilidad (la correcta, creo) es que la policía nunca puso el barril, sino que fueron los “franeleros” que ya encontraron un nuevo negocio.

No sólo se apropian de las banquetas para estacionar los coches, sino que, también, de las calles para circular. Menudo negocio.

Y, a todo esto, ¿dónde están las autoridades? Papando moscas o, peor aún, extorsionando a los extorsionadores para llevarse una jugosa tajada.

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web