EXTRA....EXTRA..... ... ... .."el populismo del presidente de México nos conduzca a la dictadura perfecta" .. “Veo mal a México y lamento decirlo porque quiero mucho a México. Me temo muchísimo que el populismo que parece la ideología del actual presidente de México nos conduzca otra vez a la dictadura perfecta”, dijo el escritor Mario Vargas Llosa PRIMERA COLUMA ARRIBA EXTRA....EXTRA..
Dollar
Compra   $ 19.05
Venta   $ 19.20
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Viernes 06 de Diciembre del 2019 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
.."el populismo del presidente de México nos conduzca a la dictadura perfecta"  ..
“Veo mal a México y lamento decirlo porque quiero mucho a México. Me temo muchísimo que el populismo que parece la ideología del actual presidente de México nos conduzca otra vez a la dictadura perfecta”, dijo el escritor Mario Vargas Llosa, durante la conferencia “El muro que tiraron las ideas”.

Es la seguridad, estúpidos Joaquín López-Dóriga Es la seguridad, estúpidos Joaquín López-Dóriga
Para las elecciones de 1992 en Estados Unidos se daba por descontada la reelección de George H. W. Bush. Traía las medallas del fin de la Guerra fría y la guerra del Golfo Pérsico,

Las mañaneras como negocio de alguien Carlos Puig Las mañaneras como negocio de alguien Carlos Puig
El 27 de noviembre, en la mañanera, uno de los que asisten preguntó: “...Presidente, ¿qué le parece que cerca de 70 mil trabajadores sindicales petroleros dicen

Virtuoso ‘protocolo Villa Unión’ Carlos Marín Virtuoso ‘protocolo Villa Unión’ Carlos Marín
La reacción de las autoridades estatales y federales al ataque de más de un centenar de criminales en Villa Unión, Coahuila, es ejemplo a seguir en todo el país para que ante situaciones parecidas

Frentes Políticos 1. En esta esquina… Frentes Políticos 1.  En esta esquina…
La Sección Instructora de la Cámara de Diputados, que buscará concluir el juicio político contra Rosario Robles en marzo del 2020, fijó plazo para el 10 de diciembre para que solicite su derecho de audiencia para defenderse

¿Capacitación o catecismo? Pepe Grillo  ¿Capacitación o catecismo?  Pepe Grillo
El programa de Jóvenes Construyendo el Futuro ha tenido que enfrentar vivales que en lugar de ayudar quieren sacarle provecho personal.

El Diario Oficializan desaparición del Seguro Popular El Diario  Oficializan desaparición del Seguro Popular
El Diario Oficial de la Federación (DOF) publicó el decreto que dictamina la derogación del artículo 77 BIS, en el que detallaba la operatividad del Seguro Popular para instalar el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Norte Digital Pide Durazo esperar a que termine 2019 para saber si es el año más violento Norte Digital Pide Durazo esperar a que termine 2019 para saber si es el año más violento
El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, pidió esperar a que concluya 2019 para saber si será el año más violento de que se tenga registro en materia de víctimas de homicidio doloso, publicó El Universal.

Ráfagas Sigue defensa del presupuesto Ráfagas  Sigue defensa del presupuesto
A raíz del análisis del presupuesto estatal, la Comisión de Programación del Congreso del Estado mandará llamar a varios secretarios del gabinete estatal para que desfilen por la Torre Legislativa y les expliquen el porqué de cada peso solicitado.

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Dios te sigue amando Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Dios te sigue amando
Lo has hecho una y otra vez, en muchas ocasiones has prometido no volverlo a hacer, dejarlo de una vez por todas, pero dentro de unos días vuelves a caer en lo mismo. Pareciera que es un círculo vicioso, un círculo en donde ocurre siempre lo mismo y del cual crees que no podrás escapar.







Universidad y Cultura / « Thanksgiving Day Por Jesús Chávez Marín»
    Fecha: 14 de Noviembre del 2019 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

*... memorias de una lagartona
Thanksgiving Day Por Jesús Chávez Marín
Thanksgiving Day     Por Jesús Chávez Marín

 
Joanna, como todos los viernes, llegó a casa de su amante; se reunían allí y más tarde salían al antro; compartían pasiones por la música y el baile. A él le complacía recibirla; después de una semana de labores, encontraba en ella un escape a sus presiones.

 

Joanna mujer madura, bella, inquieta de probar algo más, sentía que ya era hora de acabar con aquello, pasaba por su mente que era la última vez.

 

Aquella noche, como de costumbre, tuvieron sexo y luego él se metió a bañar para alistarse. Joanna,  meditabunda, miró con detenimiento cada uno de los objetos de la habitación, con la sábana enredada en su cuerpo recorrió descalza los rincones del que había sido su nidito de amor varios meses. Intuía que aquello había llegado a su fin.

 

Con cuidado quitó la funda de una de las almohadas y borró su nombre, que una tarde romántica había escrito en un arrebato de romanticismo juvenil; también había escrito el de Emiliano en la otra; ahora todo aquello había perdido su encanto.

 

Cinco semanas antes, en un bazar de discos, se había encontrado con su ex novio de la secundaria, el primer amor de su vida, con quien ella anduvo un año de amor divino; con él se dio su primer beso. Luego él se casó con otra, una muchacha de familia acomodada, y Joanna sufrió mucho; no lo volvió a ver hasta esa vez en El Paso, donde Ricardo le compraba un obsequio a su esposa, por aniversario de bodas. 

 

Al verlo, ya un poco mayor pero muy guapo, los recuerdos le invadieron las neuronas con chispazos de esperanza. Las mariposas revolotearon de nueva cuenta por el estómago de Joanna. Su energía la cubrió de alegría mientras la sonrisa delataba el entusiasmo del encuentro. El pasado de ambos no se había borrado, al instante se besaron, no quisieron esperar el surgimiento de reclamos ni discusiones. Platicaron, rieron, recordaron y planearon volver a verse para sostener una nueva relación de amigos.

 

Mientras borraba su nombre de la almohada, pasaban por su mente planes de rehacer el pasado, que ahora regresaba. Se planteaba cómo resolver este enredo amoroso y el plan era preciso: el día de acción de gracias, que los mexicanos de Estados Unidos celebran más fanáticamente que los nativos, sería de lo más atrevida: le diría a Emiliano que ella pasaría toda la semana en su casa, usaría ese pretexto para no verlo, y luego le propondrá tener algo más que una amistad a su nuevo viejo amor, Ricardo.

 

Llegado el día, y con previas citas en algunos establecimientos caros, Joanna embelleció su rostro, el cabello y ciertas partes íntimas de su feminidad. Estaba lista para el gran encuentro con Ricardo. No olvidaba los momentos alegres que pasó con Emiliano, pero tampoco dejaría ir de su terca mente al otro que le movía el tapete.

 

Los dos hombres en su vida tienen aspectos que no le dejan respiro. Uno es tierno y seductor. El otro es bello, ardiente y adinerado. Uno le despierta la ansiedad de vivir plenamente con viajes y joyas que tanto le gustan, y el otro le desata la sensualidad de mujer. Así que, mientras dure el momento, será necesario atrapar al que más le conviene.

 

El jueves de Thanksgiving Day en El Paso, el pavo no podía esperar. Tampoco las palabras seductoras“¿quieres ser mi amante?” Joanna ensayó todo el día movimientos sensuales y felinos de sus manos, piernas y caderas; su director de escena: el propio espejo.

 

Llena de frescura y sensualidad, está lista para su encuentro con Ricardo, usará todas sus armas para volver a tenerlo con ella. Escucha el timbre de la puerta, y corre a recibirlo. Estaba allí frente a ella con ese aroma que lo caracterizaba, varonil, fragancia fuerte y sensual. Le echó los brazos al cuello, no pudo controlar sus impulsos y lo beso apasionada antes de que él pudiera pronunciar palabra. Todo estaba saliendo perfecto, tal y como lo había previsto, en la guerra y el amor todo se vale.

 

Ricardo no pudo resistir esa oleada de euforia, pasión y sentimientos. Reaccionó con caricias tiernas y besos. Así respondió en el primer encuentro amoroso en tanto pasaba por su mente el recuerdo de su fiel esposa, quien siempre ha sido atenta, respetuosa, muy dedicada al hogar, al cuidado de sus dos hijos, una excelente compañera. Incluso lo había impulsado a superarse en su trabajo, no había queja alguna de ella.

 

—¿Qué te ocurre, Ricardo?, te has quedado mudo.

 

—No es eso. Estoy un poco cansado, preocupado por algunos asuntos del trabajo. Pero te aseguro que tu compañía me hace bien, tenía deseos de verte, saber qué has hecho.

 

—No me puedo quejar, me ha ido bien; aunque ya sabes, eso de estudiar nunca se me dio; lo mío fueron las fiestas, la vida social. Además mis encantos me han ayudado. Conocí a un hombre muy galante, me ayuda con mis gastos y algunos lujitos.

 

—¿Te refieres a que tienes un amante?

 

—Sí, se llama Emiliano Alcántara, es casado, igual que tú, y está harto de su mujercita, por eso le pone el cuerno conmigo y quién sabe con cuántas más. No se quiere separar de ella porque no le conviene, es su minita de oro. Su mujer recibió una herencia de sus padres y él no está dispuesto a que ella se la gaste solita; tiene negocios que Emiliano administra y le va muy bien.

 

—¡Eso es inaudito! Cómo puedes estar con un hombre que vive a expensas de su mujer y además la engaña.

 

—Qué te pasa, Ricardo, no te aceleres. ¿Qué esperabas, eh? Estamos en otro siglo; si hay algo que te puedo asegurar, es que nadie es fiel a su pareja.

 

—¡No digas eso!, mi esposa siempre ha sido honesta conmigo, es una buena mujer, madre, esposa; muy abnegada.

 

—Ja ja, no me hagas reír. Te puedo asegurar que hasta la más santa ha tenido sus queveres, y no te enojes si trato de abrirte los ojos. Dime ¿acaso la vigilas? ¿La tienes bien complacida en la cama? ¿No te habla de alguna fantasía que te pide le cumplas? Estoy segura que ella ha tenido alguno que otro amigo por allí sin que tú lo sepas; se dice que cuando las mujercitas son tan abnegadas y obedientes es porque…

 

—¡Basta! Cállate, no la conoces y no tienes derecho a ofenderla. Es una mujer decente, nunca se ha quejado de que la deje insatisfecha. Además le gusta la vida que llevamos, siempre ha habido comunicación y respeto. Los domingos vamos a misa y después a casa de alguno de nuestros padres; dos o tres veces salimos de vacaciones con los niños, ella tiene sus propias amistades, sale, se divierte, ¿de qué me podría quejar?

 

—Puff qué vida tan aburrida, ¿sabes Ricardo?, prefiero ser tu amante, no me gustaría ser tu esposa.

 

—¿Qué te hace creer que yo te pediré que seamos amantes?, hasta ahora estoy feliz con ella. Si acepté vernos, es porque quise charlar, recordar la época de juventud, los compañeros, los maestros, tú sabes.

 

—No creo que sea así, los besos que me diste no son de esposo fiel; a mí no me engañas. Y deja te digo algo: hasta de los santos se fastidia uno, bueno, en caso de que tu mujer sea una santa. No dudo que sea muy recatadita, pero creo que hasta frígida ha de ser.

 

En ese momento Ricardo salió sin decir una sola palabra, no estaba dispuesto a que esa mujer rompiera con la armonía que había en su matrimonio. Él había hecho un buen papel como esposo.

 

Llegó a su casa y estacionó su auto, y vio por el ventanal a su mujer y a sus hijos jugando en la sala, los contempló largo rato, vio en ella la mirada dulce que lo había cautivado años atrás. Se llevó las manos a la cabeza y brotaron de sus ojos un par de lágrimas, estaba arrepentido de aquel encuentro con Joanna. Y aunque no había ocurrido absolutamente nada, en su interior él no podía negar que sí, fue en busca de una aventura con ella, que quién sabe a dónde lo hubiera llevado. Tal vez a dejar a su esposa, a sus hijos, al esfuerzo de tener una buena familia.

 

Cuando entró a la casa pudo sentir el calor de hogar y la dicha de abrazar a los suyos; tomó de las manos a su esposa y le pidió que se sentara; en ese momento se lo diría todo.

 

—Amor, tengo que hablar contigo de algo que pasó hoy.

 

Su esposa le pidió que fueran al jardín, no quería que los niños escucharan. Pudo ver lágrimas en los ojos y una mancha de carmín en el cuello de su camisa, estaba desecha por dentro y a punto de romper en llanto, pero espero la versión de su esposo. Lo escuchó sin interrumpir, luego sollozando le dio la espalda y entró a la casa. Regresó con una camisa limpia en sus manos y le dijo:

 

—Lo que paso hoy quedó allí. En el pasado. Así me lo has dicho y yo te creo todo. Lavaré esta mancha y la quitaré de tu camisa, como quitaste ese momento que pasaste con ella. Gracias por ser sincero y confesarme la verdad, yo te amo y nunca he dudado de que tú también me amas.

 

Ricardo sintió un escalofrío, y luego pensó: de la que me salvé.

 

En otra ciudad, Joanna se dio cuenta de que no todo es fácil como ella pensaba. Algún día sus planes tenían que fallar, aquel amor de la prepa que ella anheló, se le había ido de las manos.

 

Volvió a grabar su nombre en la almohada blanca. Por ahora.

 

The end


 Jesús Chávez Marín




 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web