Dollar
Compra   $ 18.20
Venta   $ 18.50
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Lunes 20 de Mayo del 2019 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Manú Dornbierer No sean nacos, compatriotas Manú Dornbierer No sean nacos, compatriotas
El muy mexicano epíteto se refería en tiempos pasados a gente sin cultura y sin gusto, cuyo peor defecto consistía en exhibir su carencia de clase que a veces se manifestaba agresivamente con gran desparpajo cuando tenía dinero.

Trascendió Ricardo Monreal Trascendió Ricardo Monreal
QUE pese a expresar que no tiene “elementos” para opinar sobre el caso Luz del Mundo-Bellas Artes y resistirse a “aventurar” una posición, el líder de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, negó que la Cámara haya salido embarrada.

Frentes Políticos 1. Héroes trabajando. Frentes Políticos 1. Héroes trabajando.
Dentro de la Operación Sargazo 2019, la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) construye una banda transportadora para la recolección del alga. Atacan por mar y por aire la llegada del sargazo a costas del caribe mexicano. Con distintas embarcaciones, helicópteros y diferentes tipos de barreras de contención y redes, la Semar apoya las acciones para contener el fenómeno natural. No hay improvisación.

Tucanazo en puerta Pepe Grillo  Tucanazo en puerta Pepe Grillo
La estrategia de Acción Nacional en Baja California es: “de lo perdido lo que aparezca”.

En el estado fronterizo se dice que el blanquiazul ya se hizo a la idea de perder la gubernatura, pues la ventaja del candidato de Morena, Jaime Bonilla, es prácticamente inalcanzable. De hecho, Bonilla se ha dedicado a administrar su ventaja, casi no se mueve.

Norte Digital Deming se declara en estado de emergencia por llegada masiva de migrantes Norte Digital   Deming se declara en estado de emergencia por llegada masiva de migrantes
Comunidades fronterizas de Estados Unidos dicen no tener los recursos ni la capacidad para lidiar con la problemática generada por el actual fenómeno migratorio

Ráfagas Los chistecitos de Alma Rosa Ráfagas Los chistecitos de Alma Rosa
CALIFICACIONES.- Trascendió entre el cuerpo docente del Instituto Tecnológico de Chihuahua, que como regalo por el Día del Maestro la consejera del Instituto Chihuahuense para la Transparencia, Alma Rosa Armendáriz Sigala, recibió de su alumnado la generosa calificación de 6.4, una de las peores evaluadas entre el cuerpo de catedráticos, según se consta en el portal www.misprofesores.com.

El Diario Pelean ‘a muerte’ los millonetas de Hacienda El Diario Pelean ‘a muerte’ los millonetas de Hacienda
En la Secretaría de Hacienda siguen los conflictos intestinales igual que en la gran mayoría de las dependencias del Gobierno estatal, ya veremos líneas adelante lo que quiere hacer Óscar Aparicio para sacudirse a su jefe directo, César Augusto Peniche Espejel.

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Oración y Lectura Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Oración y Lectura
El pecado nunca será algo de lo que nos podamos sentir orgullosos, al contrario, el pecado siempre traerá consigo vergüenza, es por ello que la mayoría de nosotros al cometer un pecado no sentimos avergonzados, puesto que hemos sido llamados a ser fieles a Dios, pero nuestra naturaleza carnal muchas veces nos gana la partida y terminamos haciendo lo que no queríamos hacer.










VIDA CRISTIANA / « Ola de Susidios entre Esposas de Pastores »
    Fecha: 15 de Mayo del 2019 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

*... Las fotografias aquí incluidas son reales, esposas de pastores que se quitaron la vida
Ola de Susidios entre Esposas de Pastores
Ola de Susidios entre Esposas de Pastores

 

Por Manuel Cabrera.- Depresión combinada en casos apretada economía o adulterio al descubierto expuesto públicamente son las razones que ha llevado a una gran cantidad de esposas de pastores y predicadores a toar la puerta falsa del suicidio.

Decisiones firmes, no han sido arrebatos y en algunos casos como el de una mujer evangélica que desesperada por el desamparo económico, quien solicito ayuda a su mamá, al pastor de su congregación, el papá de su pequeño de 10 años ya tenía tiempo de haberlos abandonado.

HAZ CLIC Y LEE LA HISTORIA COMPETA

Su pequeño, un jovencito que le clamaba que tenía miedo a morir según los testigos, fue arrastrado al fundo del abismo del puente en construcción pues su madre lo había atado a su cuerpo al pequeño Nicolás a su cuerpo con una correa y una cobija, quien le suplicaba “mamá no quiero morir. Durante 15 días había planeado el quitarse la vida.

La ola de susidios que ha golpeado al pueblo de Dios y principalmente a esposas chadores cristianos de pastores en Brasil es analizada por líderes y predicadores cristianos.

HAZ CLIC EN LA FOTOGRAFIA

Como una aportación incluimos un estudio traducido del inglés e incluimos algunos libros de consulta, más el más importante LA BIBLIA, que si de alguna manera Dios nos puede mostrar su amor y su infinita capacidad de perdón  en caso de infidelidad como en el elato de David rey de Israel cuyo dramatismo y desesperación lo lleva al homicidio de uno de sus mejores soldados, pues perdió el control y vivió la corrección, más recibió el perdón a todas vistas con su hijo Salomón, también hijo de aquella mujer con que falto.

El tomar el camino del suicidio como lo tomare Judas, por remordimiento de haber traicionado al Señor Jesucristo, es el camino del juicio y condenación eterna y es el más terrible pecado, ¿Por qué no mejor tomar el camino del apóstol Sion Pedro? Que tras negar a Cristo hasta con groserías, dedicó su vida al servicio. Al inicio del libro de Hechos de los apóstoles encontramos la primera predicación de Pedro recordando a Judas y su suicidio y al final de su vida en el final de su vida en su Segunda carta universal, casi al final lo volvemos a leer recordando a Judas para enseñarnos lo que el Espíritu Santo no quiere que hagas.

RESUMEN: El mundo de la depresión clínica es oscuro y complejo, una maraña de problemas biológicos, emocionales y espirituales que hacen que alguien se sienta atrapado en las sombras. En los casos más graves, la recuperación total implica un enfoque holístico que combina el asesoramiento, los ejercicios espirituales y el uso racional de medicamentos antidepresivos. Los cristianos afectados por la depresión clínica pueden recibir medicamentos, como los otros dones de Dios de bondad común, como un medio, entre otros, para ayudarnos a descansar nuestra esperanza en Dios.

 

Le pedimos a la doctora Kathryn Butler que guíe a los cristianos en las complejidades de la recuperación de la depresión clínica en nuestra serie de artículos destacados por académicos para pastores, líderes y maestros. También puede descargar e imprimir un PDF del artículo.

HAZ CLIC EN LA FOTOGRAFÍA

 

Una conocida mía, Becky, es una abuela que cita su alegría principal en la vida como "complacer al Señor y caminar fielmente con él". Profundiza en las Escrituras a diario, y durante décadas ha pastoreado a otros a través de estudios bíblicos. Cristo ha reclamado su corazón, y diariamente despierta su mente. Sin embargo, las temporadas de culpa e incertidumbre han marcado la marcha de Becky con su Señor, porque aunque sigue siendo una gran devota de Cristo, también lucha contra la depresión clínica. Para mantener su claridad y centrarse en la palabra de Dios, ella necesita ayuda de un medicamento antidepresivo.

 

Como suele ser el caso, la depresión corre en la familia de Becky. Cuando la desesperación se apoderó de ella por primera vez en sus veinte años, Becky ya había visto a su madre deslizarse a través de la profunda oscuridad hacia una crisis mental. Ella había presenciado de primera mano cómo la depresión puede devastar una vida, así como los roles críticos que pueden desempeñar los medicamentos y el asesoramiento para atraer nuevamente a las víctimas al mundo.

 

Pero incluso estas experiencias no eliminaron las preocupaciones de Becky acerca de tomar los antidepresivos. Se preguntó si tenía razón al tomar medicamentos por un problema que parecía espiritual. Su culpa solo se profundizó cuando alguien con autoridad en la iglesia afirmó: "Es raro que alguien realmente necesite antidepresivos, porque generalmente las cosas se pueden resolver bíblicamente".

 

"Escuchar eso desde el púlpito me envió a las profundidades de la culpa", relata. "Me siento tan culpable que debo tomar este medicamento que me ha mantenido bien durante años".

HAZ CLIC EN LA FOTOGRAFÍA


Un tema preocupante

 

Las dudas que inundan a Becky nos preocupan a muchos de nosotros que sufrimos de depresión. A algunos de nosotros nos preocupa que la confianza en los medicamentos implique una fe insignificante. Otros confunden los antidepresivos con los opioides y temen la adicción. En un escenario opuesto, nuestra cultura aversa al dolor, que prioriza la comodidad y la gratificación instantánea, puede engañarnos con respecto a las prescripciones químicas para el dolor normal y refinado. En todo momento, las preguntas se agitan: ¿Están permitidos los antidepresivos? O suficiente? ¿Nuestra necesidad de ellos refleja un déficit en la fe? ¿Cómo influyen en otros medios de gracia con los que Dios nos ha bendecido, como la oración, el estudio de la palabra y el asesoramiento?

 

Después de una exploración cuidadosa de la depresión, su tratamiento y cómo la Biblia nos guía en el sufrimiento, estas preguntas deberían dar paso al discernimiento y la gratitud. Ningún medicamento puede esponjar la negrura en nuestros corazones. Pero en su constante amor y misericordia hacia nosotros, Dios nos ha regalado la ciencia médica como un medio de bondad común. En las circunstancias adecuadas, cuando se combinan cuidadosamente con el asesoramiento y las disciplinas espirituales, los antidepresivos pueden ayudar a algunos de nosotros a volver a la luz del día. Si bien nunca debemos confiar exclusivamente en la medicación, tampoco debemos demonizar a quienes la usan como parte de un enfoque integral.

 

Más que tristeza

 

En este punto de la discusión, necesitamos definir los términos. En el curso ondulado de la vida, las temporadas de dolor, lágrimas y desolación pueden preocuparnos a todos. En la mayoría de los casos, estos valles tienen límites. Podemos hundirnos, pero conservamos nuestra capacidad de ascender y, finalmente, volvemos a alcanzar el aire brillante.

La depresión clínica, también llamada trastorno depresivo mayor, queda fuera de estas variaciones usuales en la emoción. El hecho de que la depresión incremente la tasa de suicidios en una cantidad 27 veces mayor que la de la población general debería alertarnos acerca de algo que se ha ido terriblemente mal.1 En la depresión mayor, la desesperanza, la desesperación y la falta de motivación persisten mucho después de que las heridas se hayan curado, incluso por razones de la víctima. no siempre puede señalar Los que sufren no pueden controlar su descenso a la oscuridad, ni pueden liberarse de sus garras por pura voluntad, porque los factores sociales, espirituales y prácticos que podemos ver fácilmente interactúan con los cambios profundos en el cerebro, ocultos a la vista. Las ramificaciones no solo son espirituales, sino también físicas (consulte la tabla a continuación), 2 que dificultan el compromiso incluso en las cosas más básicas de la vida. La risa, la conversación y la interacción se sienten imposibles, incluso con aquellos a quienes amamos.3 El autocuidado de rutina nos abruma, y ​​algunos de nosotros nos encontramos encerrados en la cama, demasiado desprovistos de alegría como para arrastrarnos al mundo. En muchos sentidos, vivir a través de la depresión se parece a morir.

 

Es crucial distinguir esta aflicción de la tristeza o el dolor apropiados, porque Dios trabaja a través de nuestro sufrimiento para refinarnos (Génesis 50:20; Jonás 2; Romanos 5: 2–5). Nunca debemos buscar medios químicos para reforzarnos a través de los picos y valles típicos de nuestras emociones. La melancolía y la angustia no solo pueden ser respuestas dignas a los sufrimientos de un mundo pecaminoso, sino que Dios también nos disciplina, nos forma y nos acerca más a sí mismo a través de nuestras pruebas. Incluso Jesús lloró ante la pérdida (Juan 11: 34-36).

 

La depresión, sin embargo, no es una pena típica. Puede persistir incluso cuando nuestros días se desarrollan libres de catástrofes. Es una bestia compleja, cuyos pacientes necesitan desesperadamente la oración, el amor cristiano y la ayuda profesional.

Un problema complicado

 

Muy pocas personas que sufren depresión mayor en realidad reciben la ayuda que necesitan. La culpa, que es una característica del trastorno (consulte la tabla), y el estigma desalientan a las personas con depresión que buscan ayuda.4 En una encuesta a 5,4 millones de adultos en los EE. UU. Que informaron una necesidad no satisfecha de servicios de salud mental, el 8.2% no lo hizo busque tratamiento de salud mental porque no querían que los demás se enteraran, el 9,5% porque "podría causar que los vecinos / la comunidad tengan una opinión negativa", y el 9,6% debido a preocupaciones sobre la confidencialidad. Alrededor del 28% creía que podían manejar el problema sin tratamiento, y el 22.8% no sabía a dónde acudir para recibir tratamiento.5 Dichas estadísticas revelan que el camino hacia la curación se resbala hacia arriba. Muchos lo pisan solos.

Sin embargo, incluso aquellos que buscan ayuda se embarcan en un camino tortuoso, sin remedios fáciles. No tenemos curas rápidas para la depresión, porque los fundamentos neurobiológicos que alimentan nuestro desánimo son mucho más elaborados que un simple desequilibrio químico. Las regiones del cerebro responsables de la memoria y la función ejecutiva se reducen en la depresión, al igual que las vías que conectan estas áreas con los sitios que controlan el estado de ánimo, el miedo y los impulsos.6 La pérdida de células cerebrales se acelera entre los deprimidos.7 Las acciones de las señales químicas entre las células nerviosas están alterados, especialmente la serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el estado de ánimo, el sueño, el apetito y el dolor.8 Si bien no sabemos en todos los casos si estos cambios causan depresión o surgen como resultado del trastorno, insinúan por qué los pacientes luchan para recuperar. En la depresión, la arquitectura de nuestros propios cerebros nos atrapa en la oscuridad.

 

Y sin embargo, mientras los cambios neurológicos abundan en la depresión, incluso la biología no cuenta toda la historia. Si bien algunos individuos son genéticamente propensos a la depresión mayor, 9 un primer episodio requiere la combinación de este riesgo con desencadenantes sociales, psicológicos y espirituales. Las enfermedades médicas contribuyen en hasta el 15% de los casos, y la depresión aumenta en dos o tres veces el riesgo de un ataque cardíaco futuro entre las personas con enfermedades cardíacas.10 Las personas con trastorno afectivo estacional, que luchan con la depresión durante los meses de invierno, responden bien a La terapia de luz brillante, mientras que otros sin este patrón temporal no lo hacen. Algunos enfermos luchan con la ansiedad en la depresión, otros con melancolía y otros con catatonía o psicosis. Esta variabilidad sugiere que el diagnóstico actual que llamamos depresión mayor es probablemente un término general, una frase que abarca múltiples síndromes relacionados con efectos similares, pero distintos mecanismos causales.

 

Esta diversidad en la depresión crea desafíos de tratamiento, ya que la lucha de una persona no se parece a la de otra. Una investigación prometedora sugiere que las imágenes de resonancia magnética del cerebro pueden diferenciar entre subtipos depresivos y permitir tratamientos más precisos y específicos.11 Pero esta investigación es preliminar. Mientras tanto, la depresión continúa causando estragos en sus víctimas, obteniendo el undécimo puesto en la lista de condiciones de la Organización Mundial de la Salud que causan la mayor discapacidad y mortalidad.12 El tratamiento de un trastorno tan complejo, variable y debilitante no se realiza simplemente .

Opciones imperfectas

 

Los dos pilares del tratamiento para la depresión clínica son los medicamentos antidepresivos y la psicoterapia o el asesoramiento. Si bien estas dos vías pueden proporcionar soporte vital, ninguna de ellas ofrece una solución rápida. Y mientras ambos juegan un papel vital en la recuperación, ninguno disminuye la importancia de las disciplinas espirituales mientras nos esforzamos por recuperar nuestra alegría.

La farmacología no puede penetrar: nuestro apoyo social, nuestros patrones de pensamiento, nuestros hábitos e historias, y especialmente nuestro caminar con Cristo. Si bien los antidepresivos mejoran la señalización de la serotonina, la psicoterapia y el asesoramiento pueden ayudarnos a superar las barreras sociales y cognitivas para la recuperación. Y una vida rica de oración e ingesta de la Biblia, con el apoyo del cuerpo de Cristo, es esencial para guiarnos a través de la tormenta.

El apoyo espiritual es crucial para la recuperación. "La gente lucha a través de la lente de su fe", comenta. “En la depresión, generalmente la persona tiene un bajo sentido de autoestima, y ​​la fe puede influir en esto”. Para el creyente, nuestro valor en Cristo, y como portadores de la imagen de Dios, nos ayuda a filtrar las sombras y aferrarnos a la vida. Ya sea que nos inscribamos en psicoterapia o usemos un antidepresivo, nuestra identidad en Cristo y lo que Dios ha hecho por nosotros a través de la cruz, siguen siendo fundamentales.

Antes de que nos castiguemos mutuamente, consideremos que mientras la mitad de las personas se recuperan de un primer episodio de depresión sin más problemas, después de tres episodios, el riesgo de recurrencia se acerca al 100% .20 En la depresión crónica y recurrente, los antidepresivos de mantenimiento no implican adicción, pero Más bien una precaución vital para salvaguardar contra futuros episodios. Las drogas adictivas producen euforia, sedación u otros estados que se desvían de la realidad y deshonran a Dios (1 Corintios 6: 19–20). Nuestro deseo por tales sustancias nunca disminuye mientras sigamos tomandolas. Pocas personas, por el contrario, codician antidepresivos. Alrededor del 60% de las personas que toman un antidepresivo se quejan de efectos secundarios incómodos, como diarrea, náuseas, vómitos, insomnio, somnolencia, aumento de peso, disfunción sexual y ansiedad.21 Teniendo en cuenta estos efectos desagradables, la tasa de abandono de la terapia con antidepresivos es alta. Muchos detienen los medicamentos antes de que se resuelvan sus síntomas depresivos.22 La adicción ni siquiera es una consideración apropiada.

 

Cuando se usan sabiamente en la depresión severa, los antidepresivos no ofrecen un escape del sufrimiento, sino que nos equipan para enfrentarlo. Cuando se usan con discernimiento, estos medicamentos pueden enraizarnos en la realidad y ayudarnos a enfocarnos con claridad en nuestro Señor resucitado. Becky, quien compartió sus experiencias al comienzo de este artículo, enfatiza su rol con este punto: "Este problema se ha mantenido corto entre el Señor y yo cuando lo busco y me mantengo en su palabra. ¡Sé que debo hacerlo!"

Depresión y sufrimiento cristiano

 

    Demasiados cristianos bienintencionados están imbuidos de la convicción de que las personas fuertes de fe simplemente no se deprimen. Algunos han llegado a creer que, en virtud del bautismo, uno debe estar aislado de los peligros de la mente y el estado de ánimo. Otros susurran crueles que aquellos que ponen sus preocupaciones sobre el Señor simplemente no serían víctimas de una enfermedad que deja a sus víctimas emocionalmente desoladas, desesperadas y considerando el suicidio como un refugio y consuelo, un cierto medio para detener el dolor implacable

Una suposición común a tales dudas es que la esperanza del evangelio debería protegernos contra los males de la mente. Pero tales afirmaciones carecen tanto de empatía como de fundamentos bíblicos. Cristo triunfó sobre la muerte (1 Corintios 15:55; 2 Timoteo 1:10), y cuando regrese, todas sus manifestaciones miserables desaparecerán (Isaías 25: 7–8; Apocalipsis 21: 4). Pero por ahora, todavía vivimos a raíz de la caída. Nunca debemos confundir la vida cristiana con una carrera a través de un camino de jardín. Jesús advierte que la persecución nos seguirá al mundo que lo rechazó (Mateo 16: 24–25; Juan 1: 10–11; 15:20). Toda la creación gime (Romanos 8: 22-28). El pecado todavía se filtra por todo el mundo, provocando calamidades, infiltrándose en las sinapsis de nuestro cerebro para enredar nuestros pensamientos y sentimientos. Nuestro Salvador mismo era un hombre de dolores, familiarizado con el dolor (Isaías 53: 3), a pesar de que compartía la comunión perfecta con el Padre. Mientras el pecado mancha el mundo, incluso los más devotos de Cristo pueden hundirse en el desánimo.

 

El evangelio no nos promete libertad de dolor, sino un don mucho más precioso: la seguridad del amor de Dios, que prevalece sobre el pecado y nos alienta a través de las tempestades. Cristo nos ofrece una esperanza que trasciende la falsedad torcida de este mundo roto. El sufrimiento puede afectarnos. La depresión puede aplastar incluso a los más fieles entre nosotros. Pero en Cristo, nada puede separarnos del amor de Dios (Romanos 8: 38–39).

La fuente de nuestra esperanza

 

Los cristianos deben sentirse capacitados para considerar los tratamientos médicos, ya sean antidepresivos o no, como bendiciones, dadas por Dios como evidencia de su misericordia. Vemos claramente en el ministerio de Jesús que la sanidad muestra el amor del Padre por nosotros (Marcos 1: 40–41; 3: 1–5; Mateo 8: 1–3; Juan 9: 1–7). Los profetas y los apóstoles también mencionan los medios físicos de curación como instrumentos para nutrir el dolor (Isaías 38:21; 1 Timoteo 5:23). Quizás el mejor ejemplo sea la parábola del buen samaritano, cuando el transeúnte se detiene para atender las heridas de un hombre herido con vendas, aceite y vino (Lucas 10: 25–37). Tales pasajes deberían ahuyentar nuestra culpa si requerimos medicamentos antidepresivos como parte de un enfoque multifacético y orante de la depresión.

Y sin embargo, mientras participamos de estos medios ordinarios de gracia, no pueden ofrecernos la renovación que encontramos en Cristo. Apagamos nuestras almas resecas solo del agua viva que brota del Evangelio. Tenemos razón en aceptar los avances médicos por lo que son: bendiciones de Dios, dones para ayudarnos a sanar y prosperar. Sin embargo, mientras buscamos tratamiento, todavía debemos volver nuestros ojos hacia Dios (2 Crónicas 16:12). La necesidad de una mirada hacia el cielo no se limita a la depresión, sino a cualquier dolencia de la mente, el cuerpo o el alma. Como cristianos nos apegamos a una esperanza que supera con creces cualquier protocolo o receta.

 

Ya sea que usemos medicamentos o no, una respuesta vital cuando nos hundimos en la desesperación es orar y meditar lo mejor que nuestras mentes nubladas lo permitan en su palabra viva y activa (Filipenses 4: 6; Santiago 1: 5; Hebreos 4:12) . Cuando nos arrodillamos ante nuestro Señor con humildad y súplica, y con las palmas abiertas, elevamos nuestras cargas hacia él, nos acerca (Salmo 34:18), incluso mientras luchamos por las vías de los medicamentos y el asesoramiento. En la era venidera, nuestro Salvador ahuyentará los espectros que se ciernen sobre la creación (Apocalipsis 21: 4). Mientras tanto, nos consuela que él también haya caminado en la oscuridad. Él también ha sufrido sufrimientos profundos, no porque los circuitos cerebrales hayan salido mal, sino que están dispuestos, por nuestro bien, por un amor abundante por nosotros (Juan 3:16). Y a esa verdad nos aferramos, incluso cuando las sombras descienden, incluso mientras trabajamos con medicamentos y terapia, y luchamos sin aliento por la luz.

 

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web