Dollar
Compra   $ 18.20
Venta   $ 18.50
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Miércoles 26 de Junio del 2019 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Francisco Rodríguez Aún no nos damos a respetar frente a los gringos Francisco Rodríguez Aún no nos damos a respetar frente a los gringos
Hace 250 años, un diplomático de la excelencia del marqués de Talleyrand, canciller de Napoleón, dijo una frase lapidaria: ‎”Hay una cosa más terrible que la calumnia: la verdad. La verdad es el mejor camuflaje, porque nadie la acepta”. Los escándalos verbales que han sido proferidos en los últimos días lo comprueban.

De problema migratorio a crisis humanitaria Joaquín López-Dóriga De problema migratorio a crisis humanitaria Joaquín López-Dóriga
La foto del salvadoreño ahogado a la vera del Bravo, con su pequeña de 11 meses, que murió bajo su camiseta con la que quería ayudarla a cruzar el río, no necesita texto porque no hay palabras para describir este drama.Nadie que la haya visto se pudo quedar indiferente o decirse ajeno aunque la muerte sea parte intrínseca de la migración.

Nunca llegaron a Huitzuco Carlos Marín Nunca llegaron a Huitzuco Carlos Marín
Lo dicho por Carlos Canto Salgado a sus torturadores sugiere que “doce, trece” de los 43 desaparecidos iban a ser llevados a Huitzuco. De confirmarse que llegaron ahí se corroboraría que no todos o, como afirman quienes rechazan la “verdad histórica”, ninguno terminaron en el mismo lugar ni tuvieron el mismo final.

¿Quién está robando, matando? Carlos Puig ¿Quién está robando, matando? Carlos Puig
Ayer en la mañanera le preguntaron al Presidente sobre crimen organizado, grupos delictivos y el aumento de la violencia, cuál es la estrategia.

Dijo el Presidente: “Es quitarle las bases, sobre todo, que no puedan enganchar a jóvenes y para eso estamos atendiendo a los jóvenes, por eso es el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro.

Vivienda para pacificar a México J. Jesús Rangel M. Vivienda para pacificar a México J. Jesús Rangel M.
El Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) colocará en la Bolsa Mexicana de Valores certificados bursátiles fiduciarios por 14 mil millones de pesos para impulsar su modelo de vivienda y sustentar las estrategias emprendidas por la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la materia.

Frentes Políticos 1. Divide y vencerás. Frentes Políticos 1.   Divide y vencerás.
Esta estrategia política generalizada, cuyo origen se atribuye a Julio César, está más vigente que nunca. La cúpula priista operó bien en estados con gobernador tricolor, como Coahuila y Oaxaca, que, sin ruborizarse, están con Alejandro Alito Moreno para líder del PRI.

Pepe Grillo Contra las adicciones Pepe Grillo Contra las adicciones
Si no bajamos el consumo de drogas no habrá paz en el país.

Es la visión del presidente López Obrador quien dijo que la esperada campaña nacional contra las adicciones está a punto de arrancar.

Norte Digital Retórica y discursos hipócritas Norte Digital  Retórica y discursos hipócritas
Los días previos a la visita del secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana del gobierno federal, Alfonso Durazo Montaño, para participar en la reunión de seguridad de la zona noroeste que presidió el gobernador Javier Corral, la administración corralista afinó la puntería con exigencias, reclamos e ingratitud.

El Diario Cambia de aeronaves como cambia de calcetines El Diario Cambia de aeronaves como cambia de calcetines
Javier Corral ha perdido por completo el piso en materia de austeridad y modestia. El sábado usó dos aeronaves del Gobierno estatal para trasladarse de la ciudad de Chihuahua a Temósachi, Madera y Ciudad Juárez. Lo hizo como cambiar de calcetines... pero con cargo al presupuesto público.

Ráfagas -Plebiscito retrasará luminarias Ráfagas -Plebiscito retrasará luminarias
PLEBISCITO.- A pesar de que el plebiscito aprobado por el consejo del Instituto Estatal Electoral no tiene carácter vinculante, aún se sigue cuestionando de dónde salió la indicación para que fuera aprobado, incluso la actuación de mismo IEE se ha dado a la tarea de ampliar estas dudas.

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: ¿Por qué no te perdonas? Un rinconcito hoy de Cristo para ti: ¿Por qué no te perdonas?
Es increíble como un error del pasado puede afectar en gran manera tu presente y aun más tu futuro. Conozco personas que cometieron un error hace muchos años y aun hoy en día siguen sintiéndose culpables y a pesar que le han pedido perdón a Dios en muchas ocasiones, siguen sintiéndose mal consigo mismo y en muchos casos pensando que Dios no los ha perdonado.








Red Privada / « Partidario de la nada por Mario Vargas Llosa»
    Fecha: 24 de Diciembre del 2018 | Reportero(a) Manuel Cabrera

    Imprimir Enviar a un Amigo

*... premio nobel de literatura
Partidario de la nada por Mario Vargas Llosa
 
La prosa de Jorge Edwards está cargada de una fina ironía que da un encanto especial a todo lo que cuenta en ‘Esclavos de la consigna’, por donde desfilan personajes fascinantes como Rubem Braga o Carlos Fuentes

Partidario de la nada

Partidario de la nada”, se declara Jorge Edwards en el segundo tomo de sus memorias, que acaba de publicar (Esclavos de la consigna, Lumen). La frase es muy bonita, pero no es cierta, porque él tiene sus ideas políticas y literarias bastante claras y las defiende con entereza. Pero siempre ha habido en él una objetividad y una mesura que se reflejan muy exactamente en ese estilo sereno, demorado, claro e inteligente con el que escribe sus espléndidas crónicas y memorias.

En los años que relata este libro, los de su juventud literaria hasta el instante mismo en que Salvador Allende, recién elegido presidente de Chile, lo envía a Cuba como encargado de negocios para reabrir la embajada que había estado clausurada desde que se rompieron las relaciones entre ambos países durante el régimen de Eduardo Frei Montalva, los sectarismos políticos eran tan apasionados en América Latina que alguien tan poco estridente, tan bien educado, tan respetuoso de las formas, podía parecer inexistente. La buena prosa de Edwards está cargada de una fina ironía que da un encanto especial a todo lo que cuenta en este libro.

Oveja negra de una antigua familia chilena por sus amistades izquierdistas, e izquierdista él mismo de adolescente y en su temprana madurez, los primeros capítulos de Esclavos de la consigna refieren sobre todo sus primeros pasos en el dominio de la literatura, cómo esta vocación se fue imponiendo a todo lo demás —sus estudios de Derecho, el año de posgrado en Princeton que lo marcó con fuerza, su ingreso a la diplomacia, el entusiasmo con que leyó a Unamuno y a los demás escritores de la Generación del 98, sus primeros libros de cuentos— y la bohemia pertinaz, hecha de nocturnidad, alcohol y travesuras con las chilenas, acaso las primeras en alcanzar un margen de libertad e independencia que desconocían aún el resto de las mujeres latinoamericanas.

Un personaje central en la vida de Jorge Edwards fue Pablo Neruda; se hicieron amigos desde que él era muy joven, y esa amistad permitió a Jorge conocer a un Neruda mucho más íntimo, al que describe en estas páginas con admiración y cariño por la grandeza de su poesía, pero también lo muestra presa de dudas y angustias políticas secretas que lo devoraban por momentos (“Me he equivocado”, confesó en los años finales). También relata los esfuerzos que hizo para evitar que Jorge escribiera Persona non grata, su testimonio crítico sobre la Revolución cubana que sería leído en todo el mundo y que le acarrearía —como le auguró el poeta— una tempestad de críticas de una ferocidad sin precedentes por parte de una izquierda embobada por la supuesta “revolución con pachanga” de Cuba. Aquí cuenta cómo el propio Julio Cortázar, recién convertido a la Revolución en aquellos años, confesó que, pese a ser amigos, prefería no volver a verlo por haber escrito aquella memoria.

Persona non grata, sobre la Revolución cubana, le acarreó una tempestad de críticas de una ferocidad sin precedentes

Yo conocí a Jorge en esos años, recién llegado a París como tercer secretario de la embajada de Chile. Nos hicimos muy amigos, hacíamos visitas literarias los fines de semana e intercambiábamos libros. Era entonces más bien tímido, pero, luego de tomarse dos whiskys, saltaba sobre una mesa y, muy serio, interpretaba una endiablada “danza hindú” que consistía en mover al mismo tiempo que la cabeza, las manos y los pies. Estoy seguro de que cumplía sus funciones diplomáticas de manera cabal, pero la literatura fue siempre su primera prioridad; ya desde entonces acostumbraba levantarse al alba para escribir —siempre a mano y en hojas blancas y con lapiceros de tinta azul— y así leí yo su primera novela, El peso de la noche, que está siempre viva en mi memoria, tanto como nuestras discusiones sobre si Dostoievski o Tolstói era mejor escritor (yo defendía a Tolstói).

Por el libro desfilan una serie de personajes fascinantes como el brasileño Rubem Braga, Carlos Fuentes “con su cara de prócer de la Revolución mexicana”, o Enrique Bello, un sibarita que me confesó una noche que estaba feliz porque había conseguido materializar un sueño epónimo; le pregunté cuál era y me respondió, muy serio: “Dar a la carne de res un tratamiento que la hace parecer carne de cacería”. Quizás el más tierno de ellos es el apodado Queque Sanhueza, intelectual y erudito bibliógrafo que parecía como extraviado en este mundo (salvo dentro de una biblioteca), pequeñito él mismo y enamorado de mujeres muy altas y musculosas, que se accidentó por treparse a una bicicleta en la isla griega de Leros y murió en Santiago, sin haber entendido una palabra de esta tierra y, eso sí, después de haberse leído miles de libros. Su diálogo con el pope que descubre a su lado, luego del accidente en aquella islita griega, es memorable.

A Neruda le preguntaron si iba a votar por Allende y dijo, apesadumbrado: “No tengo más remedio”

Y la fugaz aparición de Pepe Bianco, el eterno secretario de Redacción de la revista Sur, en Buenos Aires, que “aspiraba a ser pobre, puesto que ahora era menos que pobre, miserable”. Que yo recuerde, Pepe Bianco sólo publicó un par de libros —en todo caso, son los únicos que leí de él—, pero era uno de esos intelectuales argentinos que había leído la mejor literatura del mundo en cinco idiomas y opinaba sobre ella con un gusto literario exquisito e infalible. García Márquez no aparece en persona, pero sí Cien años de soledad, cuya “fantasía excesiva”, dice Edwards, “le aburrió”. (Sobre esto podríamos tener también una de esas discusiones apasionadas de nuestra juventud). Y es perversa la aparición del poeta y escritor sueco —hispanista, por lo demás— Artur Lundqvist, “que parecía convencido de un curioso axioma político y literario: el escritor partidario de Fidel Castro y del castrismo era necesariamente buen escritor, y viceversa”. También es inolvidable la imagen, durante el Congreso Cultural de La Habana, del pintor Roberto Matta y otros surrealistas dándole de patadas en el trasero al veterano David Alfaro Siqueiros y “gritando ¡por Trotski! a cada patada”.

Una dimensión muy especial en este libro es el testimonio político. Es sorprendente saber que si alguien advirtió la catástrofe que podría sobrevenir con la elección de Salvador Allende y las reformas que prometía la Unidad Popular, fue Neruda. Le preguntaron si iba a votar por Allende y dijo, apesadumbrado: “No tengo más remedio”. Pero Matilde Neruda votó por Radomiro Tomic. Y aquí aparece el poeta, angustiado de pesadillas por lo que podría ocurrir en Chile —es decir, el azote ultra de Pinochet— ante la perspectiva de que el radicalismo de la Unidad Popular desestabilizara la solidez democrática de su país. Estas instituciones estaban muy arraigadas, en efecto. Sólo en el Chile democrático de entonces hubiera podido un diplomático, como hacía Edwards, ir conmigo a la Embajada de Cuba en París los 26 de julio para celebrar la Revolución de un país con el que su Gobierno estaba en un entredicho encendido (tanto que habían roto relaciones). Y, pese al izquierdismo del Edwards de entonces, el ministro de Relaciones Exteriores de Frei Montalva, el democristiano Gabriel Valdés, lo llamaba a consultarle sobre escritores y la política cultural del gobierno. Buenas costumbres que, felizmente, luego de la pesadilla de la dictadura militar, han vuelto a Chile y que recrea este libro con delicadeza y humor.

Derechos mundiales de prensa en todas las lenguas reservados a Ediciones EL PAÍS, SL, 2018.

© Mario Vargas Llosa, 2018.


https://elpais.com/elpais/2018/12/21/opinion/1545413000_440374.html

 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web