Dollar
Compra   $ 18.40
Venta   $ 18.70
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Domingo 20 de Octubre del 2019 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
Caída mayor: menos estridencia, más fuerte Joaquín López-Dóriga Caída mayor: menos estridencia, más fuerte Joaquín López-Dóriga
La campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari, octubre 1987 - junio 1988, fue interrumpida por la crisis económica que le estalló al presidente Miguel de la Madrid y el conflicto con el todopoderoso Joaquín Hernández Galicia

Trascendió bien mirado Trascendió  bien mirado
QUE, bien mirado, el presidente Andrés Manuel López Obrador no tuvo tan mala semana. Dio por inaugurada la nueva etapa del sindicalismo tras la renuncia del ex líder petrolero Carlos Romero Deschamps

Frentes Políticos 1. ¿Sana distancia? Arturo Zamora  Frentes Políticos 1.   ¿Sana distancia? Arturo Zamora
alcanzó el cénit de su carrera cuando era senador con licencia por su estado natal y secretario general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares del PRI.

Laberinto informativo Pepe Grillo  Laberinto informativo  Pepe Grillo
El Gabinete de Seguridad no ha podido remontar la crisis informativa que detonó el fallido operativo para detener a uno de los hijos del Chapo Guzmán en Culiacán, Sinaloa.

El Diario Culiacán al estilo Escobar en Colombia El Diario  Culiacán al estilo Escobar en Colombia
Nunca sabremos hasta dónde pudieron convertirse en realidad espantosa las conjeturas del presidente de la república sobre las masacres de civiles que implicaría en Culiacán y otras ciudades de Sinaloa la detención del supuesto capo Ovidio Guzmán, el ahora célebre hijo de “El Chapo”.

Norte Digital Ebrard sobre Culiacán: ‘la prudencia es inteligencia’ Norte Digital Ebrard sobre Culiacán: ‘la prudencia es inteligencia’
Luego de los hechos violentos suscitados la tarde del jueves en Culiacán, Sinaloa, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, afirmó que es momento de cerrar filas y respaldar al presidente Andrés Manuel López Obrador, publicó Excélsior.

Ráfagas Derecho; imperó la soberbia Ráfagas  Derecho; imperó la soberbia
La renuncia del director de la Facultad de Derecho de la UACh desde hace tiempo ya se veía llegar, incluso se había llegado a un punto totalmente absurdo de una postura de rebeldía y tozudez del abogado que generaba malestar en toda la comunidad universitaria.

Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Carta de un confundido Un rinconcito hoy de Cristo para ti: Carta de un confundido
No sé en que momento llegue aquí, a este instante en donde me siento vacío, solitario, desesperado y confundido. No sé como deje de pensar en Dios, no se en que momento lo saque de mi mente, no entiendo como me deje llevar tan fácilmente.








Columna / « AMLO, kilómetro 0 Aurelio Ramos Méndez»
    Fecha: 01 de Diciembre del 2018 | Reportero(a) Manuel J. Garcia

    Imprimir Enviar a un Amigo

AMLO, kilómetro 0 Aurelio Ramos Méndez
AMLO, kilómetro 0 Aurelio Ramos Méndez

 
En el primer minuto de este sábado inició el ejercicio formal del poder de un presidente cuyo desempeño los mexicanos ya conocemos con relativa profundidad. Porque, para todos los efectos prácticos, ha estado en el mando desde hace cinco meses. Inicia un gobierno voluntarioso, ajeno a los protocolos, proclive a la improvisación, sin control sobre sus voceros ni sus mensajes — que pueden variar de la mañana a la tarde—, errático, descoordinado y hasta caótico. Un gobierno que, entre previsor y paranoico, se propone mantener en permanente movilización al electorado. ¿Cómo? No por medio de su joven partido —ausente, difuminado—, sino de manera directa por Andrés Manuel López Obrador, mediante la abusiva y demagógica práctica de la consulta ciudadana. ¿Por qué? Porque experimenta en cabeza ajena y columbra que, tal como en Brasil le ocurre a Lula con el PT, un partido desmovilizado dejaría al Primer Mandatario a expensas de sus adversarios. Se entiende que el equipo encabezado por el tabasqueño está en curso de aprendizaje; pero el periodo de gracia se ha acortado. La luna de miel tuvo una merma considerable en los primeros cien días del gobierno de facto, durante los cuales el tabasqueño eclipsó de manera lastimosa a Enrique Peña Nieto. Las decisiones, acciones, declaraciones, anuncios, iniciativas, opiniones y contradicciones del nuevo Presidente y su gabinete han tenido efecto directo sobre la economía, la vida y las expectativas de los mexicanos. Y han encendido alarmas y puesto en alerta poderes de hecho, contrapesos, rivales políticos, predecesores y malquerientes de todo pelambre. Han engallado a empresarios coléricos por la cancelación del aeropuerto en Texcoco. A banqueros enfadados por la idea de tijeretear sus fabulosas comisiones. Y a ministros de la Corte, magistrados y hasta consejeros electorales, al borde del soponcio por la propuesta de poda de sus insultantes emolumentos. Además, han alebrestado a gobernadores y alcaldes que con Felipe Caderón y Peña Nieto fueron los últimos en enterarse de operativos del Ejército y la Marina en sus estados y municipios, mas ahora están sulfurados por la suposición de que serán aún más ninguneados por los superdelegados. Y a políticos que hace dos décadas consintieron la integración de la Policía Federal Preventiva con marinos y militares y en los últimos doce años aplaudieron, mansitos, el desempeño de las tropas y unidades operativas de Salvador Cienfuegos y Vidal Francisco Soberón en tareas de seguridad pública. Pero, ahora, escandalizados, reprueban el más de lo mismo de la militarización. El madrugador gobierno ha envalentonado a partidos cuyos legisladores y manaderos toman tribunas, traban iniciativas, amagan con recursos de inconstitucionalidad, y hacen de su ideología un capirote y se coligan para armar bulla. Y, también, a partidos achicados el 1° de julio, acaballados en una noción errónea, falsa, de la equidad, que los induce a pedir en los medios un trato equivalente a la nueva fuerza hegemónica. No sólo eso. El tempranero gobierno ha inquietado a rectores de universidades, debido a la falta de correspondencia entre el discurso encomiástico de educación pública y el regateo de presupuestos, de por sí raquíticos, para las casas de estudios. Y ha enfurecido a una alta y dorada burocracia, a causa de la reducción de sus exorbitantes sueldos y prestaciones. Pero, también —craso error, lamentable decisión—, a honestos y dedicados empleados públicos, de niveles medios y aun bajos, amenazados de despido por efecto de una austeridad mal concebida, que perfila un Estado anoréxico. Todo esto, mientras se ofrece amnistía a corruptos XXL. El 30 de junio, en vísperas de la jornada electoral, bajo el título El cambio que viene, en este espacio se dijo que nuestro país estaba en vías de experimentar el cambio más radical de los últimos seis sexenios. Que la hondura de la transformación dependería de que ganara López Obrador, Ricardo Anaya o José Antonio Meade. Pero que, en todo caso, sobrevendría un cambio de calado suficiente para ­borrar la línea ideológica que ha marcado el rumbo nacional. Que con cualquiera de los candidatos en la silla el país no continuaría —o no con la misma determinación— su ruta hacia el despeñadero. Si bien las campañas habían llegado a atafagar a los ciudadanos, también habían inspirado transformaciones profundas en el ideario de los candidatos. Incluso del postulante por el PRI, quien había transitado del duro economicismo al populismo, el clientelismo y el ofrecimiento de toda suerte de beneficios para diversos grupos de la sociedad. La campaña había reportado una mejor comprensión de los graves problemas de subsistencia que afrontan 53.4 millones de pobres. Mexicanos éstos cuya existencia casi todos los abanderados conocían en el papel, no en la realidad. Se entiende, pues —se dijo entonces—la voltereta ideológica que ha dado el discurso de los aspirantes a la Presidencia, y por consiguiente, el cambio de rumbo que, a querer o no, imprimiría al gobierno el ganador de las votaciones. El pronóstico que se quedó corto en unos aspectos y en otros resultó desmesurado. El cambio respaldado por 53 por ciento del electorado apunta a que en el modo firme de ejercer el poder, será más radical de lo que cualquiera hubiera previsto. Lo probó la cancelación del NAIM en Texcoco. Y quizá se podrá comprobar con el orden de prioridades del Presupuesto 2019, a punto de hervor. Se observan un estilo distinto, férreo, y para muchos cercano al autoritarismo, apoyado en la alta legitimidad electoral, aunque también una orientación general más atinada de los principales programas públicos. Destila demagogia, sin embargo, la democracia participativa concretada en la consultitis, que en plata blanca implica la reducción del Legislativo a simple figura decorativa. Si bien el gobierno entrante revisará la política antidrogas, la guerra en este rubro continúa; el Ejército sigue en las calles. Lo que abre la posibilidad de que, al final, al igual que en los dos sexenios precedentes, se tenga que hacer el recuento macabro. Las pensiones para adultos mayores ya no serán a los 65, sino a los 68 años, mientras los banqueros ya consiguieron amnistía por lo menos para los próximos tres años y los corruptos, del tamaño que sea, han sido perdonados. Arranca, pues, desde el kilómetro 0, un gobierno desconcertante. Al cual, por el bien de todos, conviene desearle que sea enteramente exitoso.
 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web